En los primeros 7 meses del año, en Argentina se fabricaron apenas 355.134 autos en el país lo que representa un 0,81% menos que para el mismo periodo de 2016 y un 14,73% menos que en 2015.

Los datos fueron proporcionados por ADEFA, la asociación que agrupa a las fábricas automotrices y reproducido por el Centro de Economía y Política Argentina (CEPA) en su más reciente informe donde describe un panorama desolador para ese sector industrial.

El documento señala que con estos números la política industrial del gobierno de Mauricio Macri se aleja del ideal de lograr un mayor componente valor local en la cadena de valor automotriz, para continuar reemplazando producción nacional por importaciones.

Además, las ventas totales en las concesionarias argentinas fueron de 564.256 unidades hasta agosto del corriente año lo que revela que, a partir de la diferencia existente entre las ventas de vehículos nacionales y el total de vehículos vendidos, el 71% de los autos comercializados en las concesionarias locales fueron importados desde el exterior.

Las 399.108 unidades vendidas que no fueron producidas en el país representaron un aumento del 42,65% con respecto a las 279.784 de 2016, y un 86,79% más que las 213.664 de los primeros ocho meses de 2015.

Por tanto, la demanda de autos de 2017 no fue satisfecha por producción local sino que, por el contrario, el mercado argentino se abasteció de autos importados desde otros lugares del mundo sustituyendo ventas de origen nacional.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here