Para Stiglitz, el rol del estado en la economía mundial post pandemia será fundamental

El premio Nobel de Economía sostuvo que los mercados por sí solos no podrán con la reconstrucción y proyecto enormes cambios estructurales

«El efecto post-pandemia en las economías será anémico, no solo para los países que manejaron mal el brote, como Estados Unidos, sino a nivel global».

En un artículo publicado en el diario británico The Guardian, el economista y premio nobel de Economía Joseph Stiglitz trazó un panorama sombrío para la economía una vez superada en parte la pandemia de coronavirus.

Stiglitz remarcó que las expectativas de un rápido repunte son una fantasía y destacó los cambios a futuro que habrá en los patrones de consumo y el mercado laboral.

El reconocido economista advirtió que «los mercados por sí solos no son adecuados para gestionar» la transformación que habrá producto del descalabro que provocó el coronavirus y planteó la necesaria intervención del Estado para apuntalar la recuperación.

Stiglitz explicó que «la macroeconomía nos dice que el gasto caerá por el debilitamiento de los balances de los hogares y las empresas, una serie de quiebras que destruirán el capital organizacional e informativo y un fuerte comportamiento preventivo inducido por la incertidumbre sobre el curso de la pandemia y las respuestas de política a la misma».

«Al mismo tiempo -agregó-, la microeconomía nos dice que el virus actúa como un impuesto sobre las actividades que implican un contacto humano cercano. Como tal, continuará generando grandes cambios en los patrones de consumo y producción, lo que a su vez provocará una transformación estructural más amplia.»

«Sabemos por la teoría económica y la historia que los mercados por sí solos no son adecuados para gestionar dicha transición, especialmente considerando lo repentino que ha sido», señaló Stiglitz.

Luego Stiglitz puso la mirada sobre las políticas monetarias: «Pueden ayudar momentáneamente pero con una tasa de interés cercana a cero es imposible esperar que hagan despegar la economía a largo plazo».

Y adelantó que las objeciones «conservadoras» al aumento del déficit y los niveles de deuda obstaculizarán el estímulo fiscal necesario. Explicó que quienes plantearán esas objeciones son «las mismas personas estaban más que felices de reducir los impuestos para multimillonarios y corporaciones en 2017, rescatar a Wall Street en 2008 y echar una mano a los gigantes corporativos este año.

«Pero otra cosa es extender el seguro de desempleo, la atención médica y el apoyo adicional a los más vulnerables» destacó el maestro del actual ministro de Economía argentino Martín Guzmán.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here