Elisa Carrió, líder de la Coalición cívica

En medio de la crisis que provocó la pandemia del coronavirus, el oportunismo político dijo presente otra vez luego que el exjefe de Gabinete y la presidenta del PRO, Marcos Peña y Patricia Bullrich iniciaron la campaña de desestabilización convocando a cacerolear con la excusa de pedir una rebaja en los sueldos de la política. La movida provocó fisuras dentro del espacio opositorm ya que buena parte de la dirigencia de Juntos por el Cambio se alineó detrás del presidente de la Nación, Alberto Fernández para apoyar las medidas articuladas por el gobierno para frenar el avance del COVI-19.

Así pues, hasta la polémica Elisa Carrió consideró de un oportunismo vergonzoso lanzar una campaña de estas características en medio de la dura situación que atraviesan los argentinos y argentinas.

«Expresamos nuestro respaldo y respeto a Larreta, su equipo de gobierno y a todos los que manejan la crisis», escribió Carrió desde su cuenta de Twitter.

La fundadora de la Coalición Cívica pidió «acompañar de manera solidaria, colectiva y sin personalismos», al señalar que «pretender sacar ventajas personales a costa de uno de los distritos que nos toca gobernar es inmoral y éticamente reprochable».

Hasta en los medios hegemónicos analizaron que en el espacio de Carrio apuntan contra Patricia Bullrich -presidenta de Pro-, y algunos diputados macristas, como Waldo Wolff. A ellos se los acusa de buscar obtener «rédito político» en plena crisis sanitaria por la pandemia.

La ex diputada advirtió que en este contexto debe regir la «prudencia» y que «no hay lugar para oportunistas».

Los usuarios en las redes no dejaron pasar el tema y dijeron los suyo

https://twitter.com/juanpedro1950/status/1245433451827867649
https://twitter.com/JPlauto/status/1245435260084662277
print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here