El expresidente Mauricio Macri, junto al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti

Una de esas obras era la autopista 19, los 156 kilómetros que iban a ser su marca distintiva en Córdoba, el distrito electoral del interior que –por lejos– fue el más fiel al líder de Cambiemos.

Sin embargo, casi tres años después del inicio efectivo de los trabajos (en mayo de 2017), todo el tránsito entre Río Primero y San Francisco está obligado a seguir la vieja traza, una calzada peligrosa por donde circulan un promedio de 6.200 vehículos por día.

Cuando se adjudicó esta conexión clave, en febrero de 2017, se anunció que la autopista quedaría finalizada “en un plazo máximo de 24 meses”. Así decía el comunicado oficial. También apuntaba que el proyecto iba a demandar una inversión de 6.100 millones de pesos (el último dato ya habla de más de 18 millones) y que fomentaría “el desarrollo de uno de los más importantes motores productivos del país”.

Iba a ser, sin duda, el mayor proyecto vial encarado por la Nación en Córdoba tras la conclusión de la autopista a Rosario, en 2010. La obra, cuyo financiamiento está vinculado a un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), consta de cuatro tramos, ninguno de los cuales está terminado por completo, por lo que la nueva arteria no se puede utilizar ni siquiera en parte.

Dos son los que en peor situación están. De hecho, allí los trabajos están paralizados desde fines de 2018. Se trata de los trayectos San Francisco-Cañada Jeanmarie (el tramo 1, de 35 km de extensión) y Arroyito-Tránsito (el tramo 3, de 29 km).

En abril de 2019, el ex ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, confirmó en Córdoba que la Nación había dado de baja el contrato de concesión de ambos tramos y que estaba negociando con el BID un nuevo llamado a licitación. El objetivo prometido, ya en plena campaña de Juntos por el Cambio previa a las Paso: concluir todo el recorrido, como máximo, en 2020. En una disertación en la Bolsa de Comercio de Córdoba, reiteró que para los plazos habituales que maneja la actividad vial en el país, el trazado se completaría “en tiempo récord”.

Graciela Brarda (UPC), legisladora provincial hasta diciembre pasado por el departamento San Justo, fue una de las más activas a la hora de reclamar por el avance de una obra clave para los

sanfrancisqueños: “En algunas partes no está ni el 10 por ciento concretado; sólo hicieron algunos movimientos de suelo, cosas que seguramente ya se perdieron por las lluvias y los anegamientos”.

El 1º de octubre, a días de las elecciones generales, Macri y los candidatos locales de Juntos por el Cambio estuvieron en la habilitación de los 12 kilómetros de la variante a Río Primero –que forma parte de la nueva autopista–. Incluso, el obrador fue parte de una de las paradas de la caravana del “Sí se puede”.

En el este cordobés, Macri tuvo a sus votantes más fieles en 2019. Obtuvo el 56,9% en San Francisco, sólo un punto menos que Raúl Alfonsín en el regreso de la democracia». (LaVoz)

print

1 Comentario

  1. Macri no hace nada conforme a la
    ley, aunque pueda. Es su naturale-
    za, y mantenida en su cultura.
    La mafia incorpora sus propias le-
    yes, que luego transmite a sus in–
    tegrantes.
    Allí no hay lugar para la legalidad
    sino para sus intereses.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here