El presidente Alberto Fernández le pidió ayer a YPF dejar sin efecto el aumento en los precios de los combustibles.

La medida, que había sido comunicada a las estaciones de servicio, iba a provocar un alza del 5% en los surtidores, pero el jefe de Estado resolvió dejarla sin efecto para no sobrecalentar los precios.

Fernández le trasmitió al titular de YPF, Guillermo Nielsen, la inconveniencia de avanzar con ese ajuste.

Con la decisión del Gobierno, por ahora el resto de las petroleras no subirían los precios, ya que YPF controla casi el 60% del mercado.

La Casa Rosada hizo trascender que «jamás» existió autorización alguna para que YPF aumente, ya que todas las tarifas están «congeladas por seis meses». Desde la visión del Gobierno de Fernández, las petroleras «ganaron mucha plata en estos años», junto con el resto de las empresas del sector energético, el agro, la minería y el sistema financiero.

El Gobierno recordó, además, que también seguirán congeladas las tarifas de gas, electricidad y transporte.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here