Mauricio Macri, presidente de la Nación.

El Presidente Mauricio Macri ya se empezó a probar el traje de candidato y salió a hacer declaraciones en clave electoral. Como de costumbre, faltó a la verdad en cuestiones económicas y empezó con el derrotero de promesas que presumiblemente no cumplirá, igual que hizo en la campaña anterior.

Según el balance del jefe de Estado, «Ya está empezando a bajar la inflación, lentamente va a mejorar la actividad económica y esperamos que eso nos lleve a tener un crecimiento cada vez más sólido», sostuvo.

Lejos de las precisiones del presidente, el gobierno ayer reconoció que la economía no anda nada bien. todos los indicadores dan cuenta de una caída en la industria -la capacidad instalada está al 56,6%-, el consumo hiper deprimido y el salario no alcanza para llegar a mitad de mes. Crecen la inflación, la pobreza y la deuda externa. Pero en el planeta Macri, las cosas parecen andar bastante bien. «Estamos en una posición más sólida también en lo económico» en comparación con 2015, disparó el presidente en un entrevista radial.

Ademas, aseguró que de las 24 provincias argentinas, 20 se encuentran en «perfecta situación económica y financiera» y trabajan en planes de obra muy importantes junto con la Nación. Al respecto, afirmó que al momento de su asunción, 19 tenían graves problemas en sus finanzas y que muchas se encontraban «de rodillas, sin capacidad de maniobra y aplastadas por un gobierno central».

según Macri «a pesar de los golpes», el gobierno ha conseguido logros en lo económico que le permiten estar «mejor parado» que en 2015 de cara a las elecciones.  

Concluyó, como siempre, echando culpas a los gobiernos anteriores por todos los males que atraviesa el país: «Hemos chocado con una realidad que la Argentina venía viviendo por arriba de sus posibilidades, con gobiernos que gastaban más de lo que tenían».

print

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here