El Papa ordena la expulsión de sacerdotes que encubran delitos sexuales

El documento publicado hoy endurece los castigos para sacerdotes que hubieran sido negligentes o permisivos frente a episodios de abuso sexual. La modificacion del régimen del derecho canónico entrará en vigencia en setiembre y plantea desde un pedido perentorio de renuncia al sacerdote involucrado o su expulsión lisa y llana

El papa Francisco decretó el reforzamiento de las normas contra los casos de pederastia, por las que los obispos podrán ser destituidos de su cargo si actuaron de modo negligente u omitieron acciones relacionadas con delitos sexuales.

La Santa Sede publicó hoy el “motu proprio” (documento papal) “Como una madre amorosa”, con el que se concretan los artículos del Código de Derecho Canónico en los que se estipula la posibilidad de expulsar a un eclesiástico por “causas graves”.

El pontífice subrayó que con este documento pretende aclarar que “entre las denominadas causas graves se incluye la negligencia de los obispos en el ejercicio de sus funciones, sobre todo en relación con los casos de abusos sexuales a menores y adultos vulnerables”.

El “motu proprio” consta de cinco artículos y en el primero de ellos se señala que aquellos con responsabilidad en la Iglesia “pueden ser legítimamente retirados de su cargo si, por negligencia, haya puesto u omitido acciones que hayan provocado daños a otros”.

Estos daños pueden referirse a personas físicas o a la propia comunidad y el perjuicio podrá ser “físico, moral, espiritual o patrimonial”.

El obispo podrá ser retirado únicamente si falló objetivamente de manera “muy grave” a sus responsabilidades pero, en el caso de que se trate de abuso a menores, “es suficiente que el fallo sea ‘grave’”, lo que implica un endurecimiento normativo.

En el documento Francisco señaló que la Iglesia ama a todos sus hijos pero “cura y protege con un afecto muy particular a los pequeños e indefensos”, como los niños o los adultos vulnerables.

En este sentido declaró que “esa labor de protección y cuidado concierne a toda la Iglesia, especialmente a través de sus pastores”.

“Por lo tanto, los obispos diocesanos y aquellos que tengan la responsabilidad de una Iglesia particular, deben llevar a cabo una particular diligencia para proteger a quienes sean más débiles entre las personas de las que se encargan”, recordó Jorge Bergoglio.

Esta reforma entrará en vigor a partir del 5 de septiembre, una vez sea publicada en la gaceta oficial de la Santa Sede, “L’Osservatore Romano”.

Lombardi insistió en que no se trata de un procedimiento penal debido a que no regula “delitos” como el abuso sexual, sino casos de “negligencia” en el tratamiento de estos hechos por parte de obispos y superiores religiosos.

El papa Francisco se mostró muy sensible a los casos de pederastia durante su ministerio, por los que llegó a pedir perdón por la “omisión” de la Iglesia Católica en algunos escándalos sobre pederastia en distintas diócesis del mundo.

Entre sus acciones para combatir esta lacra creó una comisión para la tutela de los menores encargada de prevenir los casos de pederastia entre los religiosos y, entre sus miembros, incluyó a dos víctimas.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here