Caserio cruzó a Schiaretti tras su ataque a Cristina Kirchner

"Lejos de perjudicar a Córdoba, Néstor y Cristina realizaron grandes inversiones", dijo el senador oficialista luego que el Gobernador cordobés indicó lo contrario

El senador del Frente de Todos (FdT) por Córdoba Carlos Caserio aseguró hoy que los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández «realizaron grandes inversiones» en esa provincia y que estuvieron «lejos de perjudicarla», al responder las críticas efectuadas en ese sentido por el gobernador Juan Schiaretti.

Desde su cuenta de Twitter, Caserio se hizo eco de las declaraciones formuladas por Schiaretti respecto de que Fernández de Kirchner fue, como Presidenta, la que «más perjudicó a Córdoba», una aseveración que el legislador calificó como una «gran mentira».

«Sobre todo, porque el mismo Schiaretti señalaba lo contrario hace algunos años», recordó Caserio, antes de repasar en un hilo de tuits una serie de medidas en beneficio de esa provincia instrumentadas a lo largo de las administraciones kirchneristas (2003-2015).

«La realidad muestra que, lejos de perjudicar a Córdoba, los gobiernos de Néstor y Cristina realizaron grandes inversiones en obras que trajeron beneficios para los cordobeses. No es posible, aunque Schiaretti así lo intente, borrar con mentiras esta verdad histórica», enfatizó el dirigente.

Caserio -candidato a renovar su banca en el Senado- sostuvo que «este Schiaretti es el mismo que, durante la inauguración de la Central Térmica del Bicentenario allá en 2010, decía que ese era ‘el período de mayores inversiones en la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC) de las últimas décadas'», e ironizó: «Una discriminación muy particular la de Cristina».

Añadió que «es el mismo Schiaretti que reconocía ante Cristina que dicha central y otras obras en la provincia ‘se han financiado de manera mayoritaria y casi absoluta por el Estado Nacional'».

«Sobre la Central Bicentenario, en su revista oficial Número 32, EPEC destacaba también que ‘pasaron más de 40 años para ver nuevamente en el horizonte cordobés levantarse otra imponente obra de ingeniería termoeléctrica, pero llegó el día’. En ese acto también estuvo Schiaretti», recordó Caserio.

En ese entonces, precisó, EPEC «destacaba ‘la ayuda fundamental de los gobiernos nacional y provincial, enmarcados en una concreta política de Estado…'».

En esa misma línea, el legislador graficó: «En 2003, Córdoba tenía una potencia eléctrica instalada de 2.254 MW; en 2015 llegaba a 3.046 MW, un crecimiento de 35,1%. ¿Cuándo se dio el mayor incremento? Entre 2007 y 2011, el período en el que supuestamente Cristina discriminaba a la provincia».

«Córdoba participó con el 10% (792 MW) de la potencia a instalar definida en el Plan Energético Nacional, recibiendo también una gran cantidad de obras de transmisión eléctrica», dijo y añadió: «Estas obras permitieron que, entre 2010 y 2015, los cordobeses incrementaran su consumo eléctrico en un 16,5%, mientras que en el mismo período los usuarios de electricidad crecieron un 17,7%. Sin el compromiso y el aporte del Gobierno nacional, todo esto hubiera sido imposible». 

Caserio planteó además que «durante los mandatos de Néstor y Cristina se observaron las mayores incorporaciones de usuarios de gas por redes en la provincia de Córdoba y los mayores consumos promedio de gas natural. Con una visión de ampliación de derechos y de universalización del servicio público».

«Pero los gobiernos de Cristina no sólo beneficiaron a Córdoba con inversiones energéticas», afirmo Caserio, al apuntar que «en 2009, por ejemplo, se pusieron en marcha inversiones por 5.300 MM$».

«Además, en la presidencia de Cristina se brindaron 36.526 soluciones habitacionales en Córdoba. Entre 2010-2015 las obras nacionales permitieron la conexión de más de 300.000 habitantes a la red de agua potable y gracias a ellas pudieron acceder a cloacas 423.000 personas», enumeró el legislador, candidato a renovar su banca por el FdT.

Además, recordó que «a fines de 2010, mientras Schiaretti era gobernador, se finalizó la autopista Rosario-Córdoba, postergada durante 40 años. La obra tomó impulso desde el comienzo de la gestión de Néstor y no se detuvo hasta finalizarse durante la primera presidencia de Cristina».

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here