Macri también compró penes de madera y nadie se quejó

Lo reconoció el exsecretario de Salud, Adolfo Rubinstein quien además apoyó la iniciativa del Gobierno Nacional

La compra de penes de madera para el dictado de Educación Sexual Integral (ESI), y en ese marco enseñar a chicas y chicos cómo colocar correctamente los profilácticos y así evitar enfermedades sexuales o embarazos no deseados despertó una polémica inusitada en los medios y en la sociedad en general, producto de las quejas de algunos comunicadores y referentes de la oposición que salieron públicamente a manifestar su desaprobación por lo que consideran un gasto innecesario. Lo cierto es que el gobierno licitó 10 mil unidades por un valor de 13 millones de pesos. Esto da un valor de 1300 pesos por unidad, una ganga considerando cuánto se ahorra el Estado en hospitalizaciones y/o cirugías innecesarias.

Sin embargo, el dato curioso no es la queja permanente de los antikirchneristas que arremeten contra cualquier iniciativa del Gobierno de Alberto Fernández sino que hoy se conoció que la gestión de Cambiemos también adquirió este tipo de instrumentos para el mismo propósito, pero nadie dijo nada.

Rubinstein reconoce que su gobierno también compró penes de madera

Lo reconoció el propio exsecretario de Salud Adolfo Rubinstein. El exfuncionario remarcó en declaraciones radiales que «los penes de madera forman parte de los kits de educación sexual que compramos en nuestra gestión también» y aseveró: «No me parece relevante la compra de penes de madera».

«No me acuerdo si eran de madera pero nosotros también compramos kits de penes para la enseñanza», reveló Rubinstein.

La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, afirmó que el inesperado debate mediático por la compra de penes de madera para las campañas de educación sexual integral «no hace más que visibilizar y confirmar cuánto necesitamos la ESI en nuestra sociedad».

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here