Larreta prepara un mega ajuste y nuevos impuestos para los porteños

El jefe de Gobierno le cobrará a los porteños con nuevos impuestos y recorte de servicios, la quita de coparticipación que le practicó Nación. Culpa a Alberto para no perder capital político.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta decidió cobrarle a los porteños el recorte de coparticipación que le practicó el Gobierno Nacional, en el marco de una actualización del presupuesto para la manutención de las fuerzas de Seguridad porteñas. Así, el jefe de Gobierno descarga toda su ira contra las y los vecinos con recorte de obra pública y aumento de impuestos.

Este viernes, el mandatario municipal presentó ante la Legislatura porteña un «presupuesto de contingencia» para el 2021, con importante reducción del gasto público, suspensión de obras, revisión de grandes contratos y medidas transitorias, tras advertir sobre el impacto de la «quita de la Coparticipación por parte de Nación».

El Presupuesto 2021, que contempla gastos por más de 612 mil millones de pesos y nuevos impuestos a las operaciones financieras con Leliqs y a los gastos con tarjetas de crédito, que definió como “transitorios”, para “compensar” la quita de fondos de Coparticipación. 

Según comunicó, aplicará una «drástica reducción del gasto del orden de los $32.300 millones durante 2021».

En ese marco, informó que teniendo en cuenta también otros factores, como la posibilidad de que cambie el mecanismo de transferencia de fondos para el área de Seguridad en la Ciudad -que evalúa el Congreso nacional-, es que avanzó en una reformulación del plan de Gobierno. 

Las medidas de ajuste planteadas incluye la “suspensión, ralentización y postergación de obras”, entre las que figuran la adquisición de equipamiento policial, trabajos en la red de subte y de ciclovías y el traslado de la cárcel de Devoto y del Mercado de Liniers a la provincia de Buenos Aires. 

También se decidió un “mantenimiento mínimo y esencial del espacio público” y la revisión de “los grandes contratos y servicios que brinda la Ciudad”, como el de la recolección de residuos, que podría modificarse a partir de una disminución de la cantidad de días en que se realiza. 

Por otro lado, se determinaron cambios impositivos a partir de la eliminación de la exención al Impuesto sobre los Ingresos Brutos a las Leliqs y a las operaciones de pases, dos medidas que “ya se están implementando en otras provincias e impactan en el sector financiero de la Ciudad, que fue uno de los sectores menos afectados por la pandemia”, indicaron desde el Ejecutivo. 

Y se anunció la implementación del impuesto a los Sellos a las tarjetas de crédito, que implicará una suba del 1,2% en el gasto, tal como ocurre en “provincias como Buenos Aires, Tucumán, Córdoba, Mendoza, Tucumán, Chaco, San Luis y Tierra del Fuego”, señalaron las fuentes. 

Con estas tres medidas se estima recaudar $10.608 millones en los IIBB de las Leliqs, $1.392 millones de las operaciones de pases y $7.700 millones de los Sellos. 

Las estimaciones para el próximo año presentan un total de gastos estimado en $612.643,5 millones y un total de recursos por $587.568,9 millones, lo que proyecta un Resultado Financiero deficitario en $25.074,6 millones.

Esto representa un 64% menos que al cierre del 2020, y espera alcanzar para el ejercicio 2022 nuevamente el equilibrio presupuestario.

Puntualizó que para este año la menor coparticipación significará que la Ciudad «dejará de percibir más de $13.000 millones, y en el próximo alcanzaría los $52.000 millones».

«A un ritmo de 150 millones de pesos menos por día, desde el 10 de septiembre a la fecha, la Ciudad dejó de percibir 8.400 millones», señaló.

Advirtió, además, que «si no hay un fallo favorable en la Corte y/o si se avanza con el proyecto de Ley en el Congreso, se deberán realizar nuevos ajustes de impacto».

Este proyecto se formuló con las mismas variables macroeconómicas que figuran en el proyecto de Ley de Presupuesto Nacional: variación de la actividad económica del 5,5%, tipo de cambio oficial de $102,4 hacia fin de año y variación en el nivel de precios del 29%.

Con respecto al comportamiento al impuesto Inmobiliario/ABL , se informó que “se continuará aplicando la metodología implementada durante el corriente año, a través de la cual la actualización de este tributo estará en línea con la inflación”. 

«Al igual que este año, para el 2021 este cálculo se realizará de manera mensual y progresiva, a diferencia de la anterior metodología, que aplicaba el incremento directamente en la primera cuota y en su totalidad», agregaron. 

Las áreas sociales como educación, salud y desarrollo social “comprenden la mayor parte del gasto”, según estimaciones oficiales, mientras que la seguridad mantendrá “su proporción en el presupuesto total y representa el 15,8 % del total proyectado para el próximo ejercicio, con un crédito previsto de $ 97.084,3 millones”.

Estos ajustes prevén una recaudación de $19.700 millones para el próximo año, se informó.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here