El jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, manifestó hoy que, de acuerdo a encuestas que se realizaron en el territorio bonaerense, el 80% de la población «valida el mantenimiento del aislamiento» por coronavirus, y dijo que hay que ser «muy cuidadosos para mantener una curva controlable».

“Periódicamente estamos haciendo algún tipo de encuesta en toda la provincia de Buenos Aires, y aproximadamente un 80% se siente muy preocupada por el coronavirus y valida el mantenimiento del aislamiento preventivo, social y obligatorio», dijo el funcionario de Axel Kicillof en declaraciones formuladas a radio La Red.

En ese marco, sostuvo que también «hay sectores que se ven particularmente afectados por no poder desarrollar su actividad económica normalmente, pero hay que entender que se trata de responsabilidad social» y agregó: «No estamos ante una normalidad sino ante una pandemia y ante la peor crisis económica internacional que tuvo el capitalismo».

Bianco reconoció que «el aislamiento no es una situación cómoda para nadie”, pero remarcó que el gobierno trabaja para que «todos aquellos sectores que puedan trabajar, lo puedan hacer bajo protocolos de higiene y seguridad muy estrictos».

Luego destacó que «cuando aumentan los casos, no hay que habilitar más circulación social» porque «el pico es algo que se construye a partir de medidas de política pública» y si se liberan actividades rápidamente, «habrá contagios muy rápidos que harán colapsar el sistema sanitario».

«Debemos ser muy cuidadosos para mantener una curva controlable», remarcó el jefe de Gabinete bonaerense y dijo que existe «preocupación por el nuevo nivel que ha tomado el contagio en la provincia».

Bianco, quien participó ayer de la reunión con funcionarios nacionales y porteños que encabezó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, dijo que desde el gobierno bonaerense se propuso «que toda medida sea tomada en conjunto» porque «lo que haga Ciudad o provincia tendrá implicancias del otro lado”.

“Si alguna de las dos jurisdicciones decide abrir, por ejemplo, los bares, la población del otro lado va a exigir lo mismo. Y lo mismo pasa cuando damos marcha atrás con las medidas», concluyó.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here