Un grupo de trabajadores vitivinícolas jujeño denunció hoy haber sido abandonados por el gobernador Gerardo Morales. Dicen estar a la buena de Diós, sin agua ni comida y amenazados por el jefe provincial. Según relatan en el video que llegó a Portal de Noticias, habían ido a trabajar a la provincia de Mendoza en la vendimia pero el drama del coronavirus y la cuarentena decretada por el Gobierno nacional detuvo esos trabajos y bajo la promesa de llegar a la Ciudad de San Pedro de Jujuy, desde donde cada familia regresaría a sus hogares, terminaron confinados por orden del emperador Morales a 70 kilómetros de sus destinos. Fueron llevados anoche a la madrugada al complejo Eva Perón y no les permiten salir de allí.

Son unas 50 personas, entre hombres, mujeres y niños que reclaman agua y alimentos. Hace dos días que no comen y están hacinados en una habitación del complejo habitacional en la zona de Los Alisos, en la provincia de Jujuy, con hambre y frio. El lugar se ve sucio, húmedo y repleto de vajilla sin lavar. Además, no tienen ninguna medida de seguridad para combatir la emergencia sanitaria. Ni alcohol en gel ni jabón para lavarse las manos. Están en una situación de extrema vulnerabilidad por la desidia del gobierno provincial que no permite que regresen a sus respectivos domicilios.

«Nos tiene peor que animales», denunciaron. «Los chicos no tienen ni leche o pan para alimentares y tienen dolor de panza», completaron.

Tampoco se les brinda la más mínima condición de higiene. Los baños del lugar no sirven y los colchones donde pasaron la noche están repletos de chinches. Las condiciones en que Morales tiene a esta gente -por lo que denuncian- son inhumanas.

El contingente amagó con retirarse del lugar y caminar los 70 kilómetros que los separa de San Pedro, pero los amenazaron con detenerlos y armarles causas judiciales si abandonaban el complejo habitacional.

Morales fue noticia durante este jueves tras hjaber expulsado de la provincia a un contingente de 62 personas -en su mayoría extranjeros- hacia Buenos Aires sin destino real y bajo la promesa de devolveros a sus países de origen.

El Gobernador tramitó un permiso de libre circulación ante las autoridades nacionales para el micro que los transportó, argumentando que se trataba de un grupo de turistas que estaban siendo esperados por los embajadores de sus respectivos países de origen, Perú, Venezuela y Colombia.

El mandatario jujeño fue a La Quiaca y ordenó sacar por la fuerza a esas 62 personas que estaban en hoteles y albergues y les dijo que se tenían que ir de la provincia «les guste o no» (segun el testimonio de una de ellas), los subió compulsivamente a un micro y en ningún momento les dijo adonde iban.

El micro fue detenido en la tarde de este jueves en el acceso norte y General Paz, donde esta los controles y retenes respectivos y al solicitar la documentación toda la operación quedo al descubierto.

Para peor, una de las pasajeras al ser testeada, presentó fiebre elevada, un síntoma compatible con coronavirus, por lo que ella y el resto del pasaje quedará por los próximos 15 días en cuarentena preventiva.

Además se labró un acta y se presentó una denuncia que recayó en el juzgado federal de Julián Ercolini, quien tendría que abrir una investigación en la quedeberían quedar imputados numerosos funcionarios provinciales, con el propio gobernador a la cabeza.


print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here