La diputada y líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, dejará su banca y la actividad política el 1 de marzo, tras más de 25 años de trayectoria y un rol preponderante en el armado de Cambiemos, la fuerza que llevó a Macri a hundir el país.

El 29 de octubre pasado, dos días después de la derrota electoral de Juntos por el Cambio ante el Frente de Todos, Carrió presentó su renuncia a la Cámara de Diputados con efecto a partir del 1 de marzo.

«Seguramente el año que viene ya no estaré más en la política», había anticipado la verborrágica dirigente el 28 de octubre, a la salida de una reunión de la mesa de acción política de la alianza que por entonces preparaba su salida del Gobierno.

El anuncio de fue la primera consecuencia de la contundente victoria de Alberto Fernández sobre el entonces presidente Mauricio Macri, cuyo desembarco en la Casa Rosada en 2015 contó con el empuje de la histórica opositora al peronismo.

Carrió inició su actividad política en la UCR, fue diputada nacional por la provincia de Chaco entre 1995 y 2003, período en el que se dio su alejamiento del radicalismo por diferencias con el gobierno de Fernando de la Rúa, al que inicialmente había apoyado.

La dirigente comenzó entonces a construir el partido Afirmación para un República Igualitaria (ARI) y, luego de dos años sin un cargo oficial, regresó a la Cámara de Diputados en 2005 como representante de la ciudad de Buenos Aires.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here