No hubo ataques. No hubo persecuciones de otros navíos extranjeros. Ni mucho menos torpedos o disparos. El Submarino ARA San Juan se hundió e implosionó con sus 44 tripulantes a bordo por absoluta responsabilidad del gobierno de Mauricio Macri

Así lo remarca el informe de la Comisión Bicameral del Congreso de la Nación al presentar este mediodía el informe final tras más de un año de intrenso trabajo para descifrar lo que pasó con el buque de la Armada.

“Es indudable la responsabilidad política del Gobierno Nacional, a través de su Ministerio de Defensa, por esta tragedia que se cobró las vidas de 44 argentinos, por la falta de las diligencias adecuadas” señala en una parte el informe elaborado por la Comisión presidida por el senador por Tierra del Fuego José Ojeda.

El informe descartó plenamente la hipótesis de que el submarino naufragara por haber sido objeto de ataques como se pretendió señalar desde el gobierno en las primeras semanas posteriores a que se confirmara la implosión de la nave.

En los 16 meses de investigación, detalló el senador Ojeda en la reunión pública ante familiares de las víctimas, los integrantes de la Bicameral no fueron “recibidos por la presidenta del Senado ni el presidente de la Cámara de Diputados” ni recibieron colaboración del Poder Judicial. 

En un adelanto para la prensa de las 300 páginas del informe, que es público y podrá consultarse en internet, la Bicameral destacó el “desamparo al que fueron sometidos los familiares de los 44 tripulantes, con los destratos recibidos y el ocultamiento de lo que verdaderamente estaba sucediendo” por parte del Poder Ejecutivo Nacional.

Para la Bicameral, los “responsables políticos manipularon la verdad de la información a los familiares desde los inicios. Ante los indicios de la gravedad de los hechos, en lugar de agilizar sólo dilataron la contratación de la empresa que se dedicaría a la búsqueda de la nave”. Además, resultó “evidente que el accionar oficial intentó que la tragedia del ARA San Juan pasar rápidamente al olvido”, detalla el anticipo.

Para los investigadores de la Comisión hay “imposibilidad de dictaminar definitivamente lo sucedido, al no poder peritarse sus restos”. Dentro del submarino, al momento del naufragio, “nunca se tuvo comprensión de la gravedad situacional, ni de la exactitud y magnitud de la avería y siempre se confió en el material”.

Luego de su “reparación de media vida, el submarino navegó en 2016 veintiocho días y tuvo 488 horas de inmersión con 3.105 millas náuticas. En el año 2017 tuvo 53 días de navegación, 804 horas de inmersión y navegó 5.464 millas.”

Durante esas navegaciones, la nave requirió mantenimiento en distintos momentos…pero las reparaciones “fueron dilatadas hasta el doble de la recomendación temporal que debía tenerse en el manejo de una nave de ese tipo”.

Aunque la nave debía “ingresar a dique seco cada 18 meses, extendidos por la Armada Argentina hasta 24 meses”, al momento del naufragio llevaba “más de cuarenta y cuatro meses sin esa necesaria entrada”.

En los próximos días el informe de la comisión estará disponible de manera absolutamente libre para su consulta a traves de Internet y en su lectura se apreciarán más detalles de los resultados de la investigacón.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here