El gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, quién lanzó su pre candidatura a la presidencia la semana última, consideró ayer que «es posible ganarle a (Mauricio) Macri y a Cristina (Kirchner) porque la gente quiere un cambio verdadero y superar la grieta para que la Argentina vuelva a crecer».

El salteño, intenta -muy probablemente en vano- romper con la polarización que tiene a la expresidenta Cristina Kirchner, líder de la oposición y al actual presidente Mauricio Macri, en el podio por la elección nacional de este año. Con alguna inteligencia, Urtubey detecta que Macri es invotable tras tres años de fracasos rotundos y que Cristina mantiene un rechazo fuerte en un sector de la clase media y la clase alta, en especial quienes sufrieron con menor intensidad la crisis que desató Cambiemos desde 2015 a la fecha.

El gobernador salteño con aspiraciones presidenciales brindó una entrevista a la agencia Télam -que parece estar haciendo algún esfuerzo por instalarlo como figura para los comicios de octubre- y sostuvo que «hay que reformar el sistema político y hacer un gobierno con la gente».

Tras anunciar su intención de postularse por Alternativa Federal, el espacio que comparte junto a Sergio Massa, -con quien aceptaría ir a unas PASO-, se mostró confiado y seguro de que sus ideas reformistas del sistema político y «sin promesas electorales populistas» pueden captar la voluntad del electorado desilusionado del macrismo y que no quiere volver al kirchnerismo.

Durante la entrevista en su oficina de la Casa de Salta, el mandatario peronista que gobierna la provincia de Salta desde 2007 fue tajante: «La Argentina tiene que cambiar su sistema político porque si seguimos igual que durante décadas donde nos fue mal, ¿por qué ahora vamos a esperar resultados diferentes?».

Advirtió que «hace 40 años que la Argentina no para de caer con una constante destrucción del país y pérdida de la calidad de vida».

Por ello el gobernador salteño dijo que, en el caso de resultar electo presidente, abrirá «el Gobierno a la gente, con mayor participación ciudadana, para superar la discusión desde el poder que dan hoy Macri y Cristina y donde la gente no está representada».
«Hay que lograr gobiernos de unión nacional con un sistema semi parlamentario y con mayor participación ciudadana»
, desafió.

Insistió, en reiteradas oportunidades, en diferenciarse de la dirigencia política actual, señalando la necesidad de llevar a cabo «un cambio profundo en el sistema político porque el actual está agotado, no da soluciones a la sociedad, no la escucha y no la representa».

Sobre el ánimo de la gente y su percepción sobre la política y la democracia, Urtubey señaló: «Soy consciente de la desesperanza de los argentinos porque vamos de decepción en decepción. Yo planteo que nos animemos a cambiar de verdad y obligar a evolucionar al sistema político a un mecanismo articulado entre todos y no uno peleándose con otros a ver quien tiene mayorías».

En su visión crítica del sistema político vinculado al «fracaso de la Argentina», el gobernador salteño también apuntó contra la dirigencia al señalar que «son siempre los mismos y cada vez estamos peor, por lo que la gente está pidiendo oxígeno, nuevos dirigentes».

Consideró que su competidor en las PASO en Alternativa Federal, Sergio Massa, es parte de esa dirigencia política porque el líder del Frente Renovador «es un buen dirigente, pero ya se presentó, la gente eligió otra cosa y ahora busca algo nuevo».

Sin el aval de los intendentes peronistas, Urtubey le envió un mensaje a los bonaerenses en especial: «Necesitamos un gobierno que no utilice a la gente como mercancía electoral y la escuche de verdad, sin hacer uso político de la pobreza y las necesidades».

«Si el sistema político actual en Argentina hubiese funcionado bien, el país no estaría como está y la gente no estaría desilusionada», advirtió.

También se mostró convencido de que hay que hacer reformas en sectores sensibles de la economía nacional y propuso un Estado «presente y articulador para regular las variables macroeconómicas, sin oprimir al sector privado ni dejar todo en manos del mercado».

En ese aspecto, planteó que la inflación, el desempleo, el aumento de las tarifas, el costo de la producción y la falta de competitividad de las industrias, se resuelve con «un plan transparente y consensuado sobre cuál será el rumbo económico del país».

«Necesitamos un gobierno que genere certezas, reglas de juegos claras y estables para dar algunas seguridades a los empresarios y a los trabajadores», afirmó Urtubey.

«El problema actual es que hay incertidumbre porque no hay ningún plan que de certezas y ahí residen los 800 puntos de riesgo país», aseguró.

Luego de más de media hora de charla sobre los problemas del país, Urtubey cerró con un anticipo de cuál será el eje de su campaña electoral: «Voy a decir la verdad sin maquillar la situación porque no hay que subestimar a la gente. Debemos terminar con la defraudación permanente con promesas que no se pueden realizar», concluyó.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here