Elecciones en Holanda: una votación que puede cambiar el destino de Europa

Los holandeses acuden a las urnas para la renovación de autoridades, conscientes de que esta elección resulta crucial para el destino del viejo continente. Geert Wilders, un xenófobo de ultraderecha aparece de manera sorpresiva a la cabeza de las preferencias aunque pelea el primer puesto con el actual primer ministro Mark Rutte, de la derecha moderada y más conservadora. Un eventual triunfo de Wilders podría dar impulso a otras agrupaciones políticas de similar tendencia, particularmente en Francia -donde habrá elecciones presidenciales en abril- y en Alemania, además de Bélgica, Suiza e Italia aunque con menor peso electoral.

El ultraderechista y xenófobo Geert Wilders (a la izquierda) y el actual primer ministro de Holanda Mark Rutte, actores pŕincipales de la elección

Los colegios electorales en Holanda abrieron hoy sus puertas para que 12,6 millones de ciudadanos elijan a su futuro gobierno, en elecciones parlamentarias de importancia europea, con la ultraderecha antiislámica de Geert Wilders al borde de ganar su primera elección en la historia en el marco de una profunda crisis polkítica con Turquía.

Los más de 10.000 centros de votación en todo el país abrieron a las 07:30 hora local (03:30 hora argentina) y seguirán funcionando hasta las 21.00 hora local (17:00 hora argentina), cuando se empezará a hacer un recuento definitivo.

Holanda descartó el voto electrónico y optó por el recuento manual, para impedir eventuales hackeos, en este caso de Rusia. Se espera que a lo largo del día se vayan conociendo sondeos a pie de urna, y media hora después del cierre de los colegios tener resultados provisionales, y disponer hoy mismo de los resultados definitivos.

La fuerte crisis de La Haya con Ankara en torno de la campaña electoral del referéndum turco ayudó a la extrema derecha holandesa, encarnada por Wilders, a convertirse, por primera vez en la historia, en la primera fuerza política de los Países Bajos, en elecciones que tienen en vilo a toda Europa.

Geert Wilders, el candidato xenofobo de ultra derecha que podría ganar la elección de hoy

El último sondeo, difundido el lunes, reveló que el Partido por la Libertad (PVV), de Wilders, está virtualmente empatado en la intención de voto con el Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD), del primer ministro Mark Rutte.

Por detrás están Demócratas 66, los verdes de GroenLinks, los laboristas del PvdA o Llamada Democristiana (CDA), señaló la agencia de noticias EFE.

El PVV, de extrema derecha, y el VVD, de derecha liberal, obtendrían alrededor de 24 escaños en las elecciones para renovar la Cámara Baja del Parlamento holandés en La Haya, de 150 bancas.

El resultado de las elecciones en los Países Bajos trasciende las fronteras de este país.
Un éxito electoral de la extrema derecha holandesa podría dar alas a otras agrupaciones políticas afines, particularmente en dos países con mucho mayor peso en Europa: Francia y Alemania, por más que Wilders esté condenado a seguir en la oposición ya que ningún otro partido formaría gobierno con él.

El primer ministro Mark Rutte, cuyo partido pelea el primer lugar con Wilders, afronta su desafío más importante

Respecto de las encuestas previas, el PVV mejoró tres escaños, señaló la agencia de noticias DPA, que apuntó a la influencia de la crisis entre Holanda y Turquía a raíz de la prohibición impuesta por La Haya a los ministros turcos para que hagan campaña en los Países Bajos por un referéndum constitucional presidencialista.

La fuerte crisis desatada entre el gobierno nacional y las autoridades turcas tiñó el último tramo de la campaña electoral y alimentó aún más el discurso xenófobo y anti inmigratorio de Wilders.

Este fin de semana la crisis con el gobierno turco escaló, cuando Ankara decidió enviar a dos de sus ministros a encabezar actos electorales a favor del Sí a la reforma constitucional que impulsa el mandatario Recep Tayyip Erdogan para imponer el sistema presidencialista.

Holanda ya había advertido que -como Alemania antes- no iba a permitir que funcionarios extranjeros hicieran proselitismo en su territorio y como resultado, el gobierno de Rutte deportó a una ministra turca y le prohibió aterrizar al canciller de Erdogan.

Recent Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, otro actor de peso en la crisis desatada en buena parte de Europa

A partir de allí, Ankara declaró una guerra diplomática al denunciar que en Holanda existen “remanentes del nazismo”, lo que endureció aún más la posición del premier holandés, y manifestantes turcos chocaron con la policía en Amsterdam y Rotterdam anteanoche.

La crisis bilateral -que está al borde de convertirse en una crisis regional que incluye a gran parte de la Unión Europea- no tardó en entrar en el tramo final de la campaña, dominada por el crecimiento de la extrema derecha y por varias medidas gubernamentales anti inmigrantes.

Durante el primero y único debate televisivo, a dos días de los comicios generales, Wilders llegó a exigir que el premier Rutte expulse “inmediatamente” al embajador turco y a todo el personal de su embajada.

El dirigente xenófobo también llamó a “cerrar las fronteras” del país, al menos mientras no exista en Holanda una “Policía del Corán” para vigilar a los residentes musulmanes, y sostuvo que el 60% de los turcos en Holanda apoyan a Erdogan, lo que demuestra, en su opinión, que “no están integrados” a la sociedad.

Rutte no sólo rechazó los llamados de su rival de extrema derecha a escalar la crisis diplomática con Turquía, sino que lo acusó de irresponsable por proponer un “Nexit”, versión holandesa del Brexit británico, y reiteró que “nunca” formaría un gobierno de coalición con Wilders.

Fuenteagencias de noticias
Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here