La defensa de Cristina Fernández de Kirchner sostuvo esta mañana que la acusación contra la Vicepresidenta en la causa Vialidad ha quedado «fulminada» luego de la declaración de «más de cien testigos, peritos, contadores, ingenieros» en casi tres años de juicio oral.

«Todo eso determinó que la acusación quedara fulminada», aseguró el abogado Carlos Beraldi durante su alegato ante el Tribunal Oral Federal 2.

El defensor afirmó que «durante nueve jornadas escuchamos un alegato que formuló las mismas acusaciones que se venían mencionando desde el 2008 y luego desde el 2016 como si el juicio no hubiese existido».

«Escuchamos cosas insólitas, como que la prueba que la fiscalía tiene es una prueba contundente y que se le adjudica una relación a un peso de 3 toneladas. Es difícil volver de estas cosas», destacó.

«Si acá perdemos la seriedad, nuestras convicciones y la idea central que tiene un juicio, que es establecer hechos y aplicar responsabilidades y restaurar la paz, la verdad es que flaco favor le habremos hecho a nuestro país. Lo peor que nos puede pasar es perder nuestra esencia», denunció Beraldi.

«De todo lo que escuchamos en ese larguísimo alegato, yo quiero hacer pie en una frase, la única con la que coincido: cuando uno busca la verdad, tarde o temprano aparece. Tengan presente esta frase», anticipó.

Beraldi criticó con dureza al Tribunal Oral Federal 2 que juzga a la funcionaria y dijo que “entró en el libro Guinness” al haber sido acusada por ese delito en cinco procesos judiciales distintos. 

Beraldi comenzó su alegato señalando que la causa en contra de la Vicepresidenta se activó con la llegada al Gobierno de Mauricio Macri, y que su Director Nacional de Vialidad, Javier Iguacel, se presentó en esa dependencia con sede en Santa Cruz con “un patrullero” para realizar una auditoría.

El abogado dijo que el padre de uno de los fiscales del caso, Ignacio Mahiques, fue funcionario de la entonces gobernadora bonaerense del PRO María Eugenia Vidal. También criticó al juez de primera instancia y hasta cómo llegó el expediente al Tribunal que ahora hace el juicio: “se apuraron para hacer el sorteo” de la causa.

“Fíjense el nivel de imparcialidad que existe en la Justicia”, dijo el abogado también sobre la intervención de la Corte Suprema de Justicia al momento en que pidió el expediente conocido como vialidad para resolver y que tras un cacerolazo lo cajoneo. 

La fiscalía pidió para la vicepresidenta la pena de 12 años de prisión por asociación ilícita y defraudación en perjuicio del Estado, y la inhabilitación absoluta y perpetua para ejercer cargos públicos.

Hasta ahora refutaron la acusación de los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola las defensas del ex titular de Vialidad de Santa Cruz Héctor René Garro (a cargo del abogado Mariano Fragueiro Frías); la de los ex titulares del Distrito 23 de Vialidad Nacional – Santa Cruz Osvaldo Daruich (a cargo de Mario Ganora) y Mauricio Collareda (por Luis Alonso Martínez); la de Julio De Vido (a cargo de Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro) y la del ex subsecretario de Obras Públicas Abel Fatala (a cargo de Lucio Simonetti).

Todos apuntaron a los supuestos errores y contradicciones en que incurrieron los fiscales y pidieron la absolución de sus defendidos por inexistencia de delito.

Todavía está pendiente una recusación que efectuó la defensa de De Vido contra el juez Rodrigo Giménez Uriburu, quien durante el alegato de la defensa interrumpió al abogado Maximiliano Rusconi para responderle una alusión que había hecho sobre los partidos de fútbol que el magistrado disputaba en la quinta privada del ex presidente Mauricio Macri. 

La defensa de De Vido pidió que la recusación sea resuelta por otros jueces, diferentes a los compañeros de tribunal de Giménez Uriburu.

INFORMACIÓN EN DESARROLLO

print

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí