El ex jefe del Ejército César Milani fue absuelto hoy por el Tribunal Oral Federal 7 al término de un juicio por supuesto enriquecimiento ilícito, en un veredicto dado a conocer esta tarde, en el debate que se realizó de manera virtual.

La decisión fue tomada por los jueces Germán Castelli, Enrique Méndez Signori y Fernando Canero. Hubo una disidencia de Castelli que votó por condenar a Milani por el delito de omisión de datos de declaraciones juradas. Los fundamentos de la decisión se conocerán el próximo 6 de octubre a las 18 horas.

Esta mañana Milani afirmó hoy que su patrimonio “cierra absolutamente y está en orden”, al pronunciar las últimas palabras antes del veredicto en el juicio en el que estaba acusado por presunto “enriquecimiento ilícito”.

Milani admitió “desprolijidades administrativas que ya fueron solucionadas” en torno a la compra de una casona en San Isidro con un préstamo que –dijo- le facilitó un camarada de armas también sometido a juicio.

“Pero las cuestiones administrativas no implican un delito ni la deshonra de tener que cargar con una denuncia por enriquecimiento ilícito. Soy inocente en esta causa absolutamente armada”, subrayó el ex jefe castrense.

La fiscal Fabiana León había pedido para Milani la pena de tres años de prisión en suspenso, más una multa y el decomiso de la propiedad, en tanto que su defensa, a cargo del penalista Alejandro Rúa, solicitó la absolución. 

Milani recordó que fue él quien  pidió “el levantamiento del secreto fiscal y bancario” y que así demostró que “las únicas cuentas con las correspondientes a la recepción de haberes”. 

“No teneos caja fuerte ni caja de seguridad; no tenemos bienes suntuosos,  ni yo,  ni mi familia, como falsamente se han dicho en algún programa de TV. Nuestro estilo de vida es el que llevamos de acuerdo a los ingresos que tenemos yo y mis hijos, que son profesionales y hace 20 años que trabajan”, enfatizó el ex jefe del Ejército.

En ese contexto, denunció que fue víctima “de una persecución política, mediática y judicial”.

Milani precisó cuándo se inició esa situación: “desde que fui designado jefe del ejército y expresé al convicción de que tenía que ser un ejército nacional. A partir de ese momento comenzó una real cacería que nunca se había dado con un jefe del ejército, 40 tapas de los principales diarios del país, cientos de artículos, cientos de periodistas de los mismos medios atacándome y calumniándome”.

“Esto ha tenido un costo altísimo para mí. Espero, señores jueces, que convaliden mi inocencia y puedan reparar en parte el daño que se me ha causado”, resumió Milani.

Finalmente el TOF 7 lo absolvió.

print

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí