El Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Julián Domínguez, detalló este sábado en conferencia de prensa el aumento de 31% a 33% de las retenciones de harina y aceite de soja y la creación de un Fondo Estabilizador del Trigo, medidas que se conocieron más temprano a partir de la publicación de sendos decretos en el Boletín Oficial.

El Presidente Alberto Fernández «ha decidido la creación del Fondo Estabilizador Temporal del trigo argentino» ante «la propuesta que le hemos presentado», afirmó.

El funcionario explicó en conferencia de prensa que la suba del precio internacional de este cereal por la guerra entre Rusia y Ucrania «se trasladó al precio del pan».

“El Presidente de la Nación nos encomendó a sus ministros la tarea de instrumentar las medidas necesarias para estabilizar al precio del trigo a valores prebélicos mientras duren las consecuencias del aumento a causa de la guerra y desacoplar el precio argentino de los precios internacionales”, comenzó su alocución Domínguez en alusión a los efectos económicos del conflicto Ucrania-Rusia.

Consultado sobre los rumores de posibles subas futuras de retenciones a los granos, el funcionario dijo tajante: «Que los productores se queden tranquilos, la filosofía, el pensamiento y la acción de este ministerio, es defender a la gallina de los huevos de oro».

Así, descartó que se fueran a tocar las actuales retenciones de maíz, de trigo, de soja y de aceite de girasol. «Cada vez que se afectaron las retenciones, la Argentina cayó en su intención de siembra»

A continuación, afirmó que Fernández marcó para ello dos objetivos claros: “Tratar de cuidar a los consumidores y que la medida no perjudique a los productores argentinos”. Y siguió: “Por eso el Presidente ha decidido la creación del Fondo Estabilizador Temporal del Trigo Argentino, cuya instrumentación y administración quedará a cargo exclusivamente de la Secretaría de Comercio Interior, que constituirá un fondo fiduciario al respecto y dará en los próximos días las indicaciones”.

Domínguez, afirmó hoy que se estableció «la suspensión temporaria del diferencial de 2% de los derechos de exportación de harina y de aceite de soja del decreto 790/2020», y que «esta suspensión de estos derechos de exportación harán que vuelvan al 33%, porcentaje que ya las empresas le descuentan al productor», enfatizó Domínguez.

Por otro lado, Domínguez anunció otra medida, que había sido propuesta originalmente por las aceiteras para evitar que les subieran las retenciones.

«Hemos decidido con el propósito de captar los precios internacionales de esta coyuntura histórica, abrir los registros de exportación de la cosecha 22-23 por 8 millones de toneladas de trigo que se suman a los 2 millones de toneladas ya autorizadas», indicó. 

«Con esta decisión pretendemos lograr el objetivo de darle previsibilidad a los productores para la próxima siembra de trigo y lograr un nuevo récord de producción», sostuvo el funcionario. 

Las iniciativas del Gobierno, que se dan en el marco de la “guerra contra la inflación” declarada por el presidente Alberto Fernández a partir del viernes, obedecen a “la nueva coyuntura internacional que impone la toma de medidas urgentes que coadyuven a la estabilización de los precios internos de productos esenciales para la alimentación de los argentinos y las argentinas, así como mantener un volumen adecuado a las necesidades de abastecimiento del mercado interno, fomentando una mayor producción de estos bienes en la cadena que va desde el productor primario y la productora primaria hasta los consumidores y las consumidoras finales”, según se detalló de manera oficial.

NOTICIA EN DESARROLLO

print

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí