Fuerte rechazo de las Pymes al impuestazo de Larreta

Desde APYME consideraron que el nuevo impuesto a los sellos del 1,2 % sobre las compras con tarjetas de crédito es un manotazo recaudatorio a costa del mercado interno y las Pymes

La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) Delegación Buenos Aires expresó su rechazo al nuevo impuesto a los sellos del 1,2 % sobre las compras con tarjetas de crédito que el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires pretende aplicar, según consta en el proyecto de Presupuesto 2021.

Según consideraron, el “manotazo” llega en momentos en que comienza a
darse una heterogénea recuperación de la actividad en muchas micro, pequeñas y medianas empresas seriamente afectadas por la pandemia,
que en muchos casos pudieron subsistir en virtud de las políticas de apoyo al consumo, la producción y el trabajo aplicadas por el Gobierno Nacional
y a pesar de las magras políticas del Gobierno de la Ciudad.

APYME sostuvo que el impuesto que ahora pretende aplicar la Ciudad no beneficiará a los “vecinos” sino que afectará su ya mermado poder adquisitivo, dificultando aún más la delicada situación de miles de Pymes que viven del mercado interno y realizan enormes esfuerzos para volver a ponerse en marcha. No hay que olvidar que antes de arreciar la pandemia ya el conjunto de las Pymes y la demanda local sufrieron dos años de ajuste recesivo.

«Asimismo debe observarse que este impuesto en la práctica significa volver a subir la tasa de operaciones con tarjetas, que se había disminuido en este periodo del 3 al 1,8 %. Por otra parte, afecta los programas nacionales vigentes de apoyo al consumo, ya que quienes realizaron operaciones con Ahora 12 y Ahora 18, con tres meses de gracia, verán sumado en sus resúmenes el nuevo impuesto sobre sus compras», manifestó la entidad.

Es curioso que la misma fuerza política que califica erróneamente de “impuesto” y se opone a medidas progresivas que se discuten en el
Congreso Nacional, como el “Aporte Solidario y Extraordinario a las Grandes Fortunas”, al mismo tiempo pretenda asestar un injusto golpe recaudatorio, sobre el consumo de la clase media y asalariados,
desincentivando el uso de la tarjeta de crédito como medio de pago
provocando la no bancarización de las operaciones comerciales, remarcó en un comunicado.

La entidad exige al gobierno de la Ciudad desestimar esta medida y evaluó que, si existen necesidades recaudatorias del fisco para priorizar la atención de la emergencia, debe gravarse a quienes ostentan mayor capacidad contributiva y no a los consumidores.

Finalmente, la Asamblea Pyme sostuvo que solo mediante medidas que incentiven la demanda del mercado interno y de apoyo a los sectores productivos y del trabajo, podrá lograrse la reactivación de la actividad de modo equitativo y sostenido, preservando a la sociedad golpeada por la crisis y a las Pymes, que constituyen más del 90% de las unidades productivas del país.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here