La exgobernadora María Eugenia Vidal, que reapareció hace pocas semanas en la arena política, vuelve a mostrar su hipocresía con declaraciones divorciadas de la realidad, que pretenden mostrar un denodado esfuerzo por trabajar en pos de la «unidad» de sus espacio y hasta le envía mensajitos conciliadores al actual mandatario provincial, Axel Kicillof, pero por atrás, sistemáticamente le clava puñales junto con sus intendentes.

Este lunes, Vidal aseguró que desde que dejó el Ejecutivo provincial dedicó sus esfuerzos «a la unidad» de Juntos por el Cambio, al tiempo que dijo que el espacio necesita «grandeza» y no «entrar en chicanas ni en debates menores».

A la vez, dijo que la «preocupa mucho» la «post-cuarentena», porque va a quedar «un país mucho más difícil».

«He dedicado todo mi esfuerzo a la unidad en estos seis meses y lo voy a seguir haciendo. En este momento necesitamos grandeza, no podemos entrar en chicanas, ni en debates menores, incluso aunque otros lo hagan», advirtió Vidal.

Al participar de un encuentro virtual con un centenar de dirigentes de la Coalición Cívica, la ex gobernadora sostuvo: «Tenemos actuar distinto si es que somos distintos. Tenemos que dejar de lado las mezquindades».

Pero el «hada buena» se queda solo en palabras. Según trascendió, le escribió por WhatsApp a Kicillof con muy buena onda y dispuesta a colaborar. El propio gobernador reconoció haber recibido el mensaje, el cual afirmó dijo haber contestado respetuosamente. Sin embargo, Mariu, como la conocen los íntimos, por un lado tira buena vibra y por el otro te la manda a guardar. En las últimas semanas, la funcionaria instó a sus intendentes a ponerle palos en la rueda a Kicillof. Un grupo de jefes municipales que responden a Mariu hicieron sentir sus críticas respecto a la rigidez de la cuarentena en la Provincia. Insistieron en la apertura de actividades deportivas y culturales, y de comercios y en las salidas recreativas.

Estos temas fueron discutidos la semana pasada durante unas charlas que brindó Vidal a militantes de distintos distritos provinciales en los que instó a salir a buscar le voto de cara a las elecciones de medio termino del próximo año. También fue el tema excluyente en una reunión via conferencia de la mesa bonaerense de Juntos por el Cambio, de la que también participaron Cristian Ritondo y Federico Salvai, Daniel Salvador y Maximiliano Abad por la UCR, Maricel Etchecoin por la Coalición Cívica y los intendentes Jorge Macri (Vicente López), Julio Garro (La Plata), Diego Valenzuela (Tres de Febrero) y el radical Miguel Fernández (Trenque Lauquen), titular del foro de jefes comunales, entre otros.

Los intendentes que acercaron sus reclamos al gobernador presionaron con la “necesidad” de liberar actividades en las zonas sin circulación del virus. No obstante, la Provincia no está dispuesta a arriesgar nada en materia sanitaria. Son vidas las que están en juego.

Pero Vidal no se quedó callada y hoy remarcó que «Hay mucha gente sufriendo y sin saber cómo llegar a fin de mes, lo último que quieren es ver un debate menor o mezquino».

Consideró que «se puede ser firme y poner límites claros sin descalificar al otro, para eso hay que tener ejemplaridad».

A su entender, «son tiempos desafiantes para la política» los que se viven a partir de la pandemia de coronavirus, enfatizó la dirigente del PRO, que llamó a «empezar a reconstruir la esperanza», o mejor dicho… su carrera política.

. .

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here