Por Gabriel Eiriz

Mucho se ha dicho en los últimos años sobre «la revolución de la obra pública». El gobierno macrista afirmó que «nunca se hizo tanto en 70 años». El expresidente Mauricio Macri aseguró además haber construido 7.600 kilómetros, entre autopistas y rutas, y dijo que dejaba 13.480 kilómetros en construcción«. Pues bien, todo falso.

Para empezar, el gobierno de Cambiemos contabilizó arreglos como luminarias u obras de seguridad para llegar a ese número. Además, las autopistas y rutas finalizadas no alcanzan a 500 km, y otro tanto que estaban en ejecución se frenaron entre las PASO y las generales de 2019.

Ahora, lo que Macri nunca dijo fue que abandonó más de 50 obras que inició el gobierno de Cristina Kirchner entre 2010 y 2015, muchas de ellas por razones puramente ideológicas y otras que quedaron en veremos luego que en 2018 a Cambiemos se le acabó el financiamiento tras endeudar al país por más de cien años y condenar a varias generaciones de argentinas y argentinos. La gran mayoría de los trabajos viales que se paralizaron estaban casi terminados, pero el macrismo no iba a dejar que el kirchnerismo se anotara en su haber esas importantes obras de infraestructura, más aún cuando se estaban construyendo causas truchas sobre el tema de la obra pública.

Tampoco «la transparencia» fue un emblema del Gobierno cambiemita, tal como pretendieron hacernos creer. Ya están apareciendo varios esquemas de corrupción en la obra pública pero ante la consulta de este medio la cartera a cargo del área pidió «esperar que se concluyan las auditorías». Ese capítulo quedará para más adelante.

A poco de asumir el nuevo Gobierno, la realidad emergió a la luz y se acabó el relato. El presidente Alberto Fernández dejó bien claras las cosas. «Durante cuatro años vi dar clase de obras públicas y cuando llegué -a la Presidencia- no hicieron nada: unos pocos kilómetros de ruta, servicios cloacales y de agua, y el Metrobus, que es el gran hallazgo».

El ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis completó el cuadro al afirmar que «el Gobierno de Macri anunció 4000 kilómetros de rutas seguras e hizo cero, es cuestión de hablar con los gobernadores para entender la gravedad de la parálisis».

Lo cierto es que un relevamiento de la cartera de Obras Públicas a la que accedió Portal de Noticias muestra el nivel de desidia del macrismo sobre todo lo que tuvo que ver con el despliegue de obra pública K, y el abandono deliberado que hizo provocó que se perdieran miles de kilómetros de pavimento y miles de millones de pesos.

AVANZA LA TRANSFORMACIÓN EN AUTOPISTA DE LA RUTA 34 EN EL CORAZÓN DE SANTA FE V
Santa Fé, Ruta 34. El macrismo abandonó una obra de rehabilitación de calzada de más de 200 kilómetros

51 obras en 17 provincias quedaron paralizadas entre 2015 y 2019. Se trata de autopistas, viaductos, calzadas, pavimento, caminos de montaña, puentes, rotondas y todo tipo de trabajos que mejorarían la vida de millones de argentinos.

La Provincia de Buenos Aires se lleva el premio mayor. 10 obras abandonadas, muchas de ellas terminadas entre un 80 y 97%. Es escandaloso el grado de cinismo.

En Entre Ríos se paralizaron 4 obras. En Córdoba, Corrientes y Misiones 2 respectivamente. En Formosa 3, La rioja 4 y en Mendoza 5. También sufrieron el abandono macrista: Río Negro y Santa Fe con 5 importantes trabajos frenados; Tucumán y Salta 2, y finalmente Chubut, Neuquén, San Juan, Santa Cruz y Santiago del Estero 1.

En total suman casi 2000 km de obras viales que debieron terminarse entre nuevas trazas, repavimentaciones, accesos a localidades, ripio, caminos de alta montaña y arreglos generales que el Gobierno anterior decidió dejar en la nada. Hoy, son caminos parcialmente finalizados que muchos automovilistas utilizan en condiciones peligrosas ya que nunca se concluyó con los trabajos. Ademas, producto de la obscena desidia macrista, ya se arruinó buena parte de ese pavimento porque las lluvias y las inundaciones fueron filtrando el pavimento.

ALGUNOS EJEMPLOS:

La rehabilitación de 110 kilómetros de calzada de la Ruta Nacional N8 en Buenos Aires se abandonó en agosto de 2018 luego que se habían completado los trabajos en un 85%.

RUTA 8, Buenos Aires. La ruta de la muerte que iba a ser autopista pero Macri frenó 110 kilómetros de obra.

En Córdoba se realizaron trabajos de repavimentación de calzada en la Ruta Nacional 60. El avance de obra alcanzó un 82% y se paralizó en 2015. Eran más de 100 kilómetros de obra.

En Entre Ríos se inició en julio de 2013 la construcción de camino pavimentado en zona rural de la Ruta Provincial 6 -que atraviesa tramos de las Rutas nacionales 12 y 16-. Son más de 130 kilómetros. Se abandonó en noviembre de 2018 con apenas un 53% de cumplimiento.

La Rioja tenía prevista la pavimentación de 77 kilómetros de la Ruta Nacional 76, en Paso Las Pircas. Los trabajos iniciaron en agosto de 2011 y se frenaron en septiembre de 2018.

La Ruta Nacional 34 en Santa Fe tenía prevista la rehabilitación de calzada de más de 200 kilómetros. La obra alcanzó un 88% de ejecución pero se frenó en diciembre de 2018. Había iniciado en 2011.

Image result for ruta 40 empalme ruta 3
Ruta 40 altura empalme Ruta 3 en Santa Cruz. Se iniciaron trabajos de conservación en enero de 2015 y se abandonaron en 2019 luego de completar un 97% de la obra.

Santa Cruz, la provincia patagónica envuelta en el escándalo por la causa armada contra Lázaro Báez también sufrió los embates del macrismo. En enero de 2015 se iniciaron trabajos de conservación de la emblemática Ruta Nacional 40, altura Punta Loyola en el empalme con la Ruta Nacional 3. Se abandonó en 2019 tras completar el 97% de la obra.

Los rionegrinos esperaron por años que se pavimentara la Ruta Nacional 23, Cristina inició las obras en diciembre de 2013. Eran casi 74 kilómetros de pavimento. Macri la frenó en 2018 luego que se había completado 89% del trabajo.


Son incontables ejemplos del abandono del macrismo de todas las obras que inició el kirchnerismo. Tal como lo manifestó el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, «recibimos una situación muy delicada, hay una crisis tremenda heredada. Solo en obra publica debemos hacernos cargo de una deuda de 35 mil millones» de pesos en ese rubro.

En cuanto a las obras pendientes y que anunció, se irán concretando, mencionó el tramo de la «autovía 7 entre Chacabuco y Junín, la ruta 8, los acueductos de Chaco y Clorinda, escuelas y hospitales».

También dijo que otro objetivo es que «la ‘cartelización’ (concentración en pocas compañías) no sea el común denominador de la obra pública y que las pequeñas y medianas empresas puedan hacer obras en las zonas donde están radicadas».

Asimismo, aseveró que se establecerá «un programa de transparencia de la obra pública» con tres ejes: «control social en el territorio con seguimiento de cada obra que se ejecuta en las localidades; un observatorio federal de obra pública y un gobierno de datos abiertos sobre costos, oferentes y plazos».

«Iremos paso a paso frenando esta crisis, parando la caída de la actividad económica que venimos sufriendo los argentinos, porque este es un gobierno que tiene los pies en la tierra», dijo.

Y enfatizó, en una crítica al gobierno de Macri, que «no vamos a gestionar como ellos, sino vamos gobernar con absoluta pluralidad y poniendo en marcha las obras que paralizó el macrismo incluso por la ‘grieta’ a comienzos de 2016». 

Las 51 obras que inició Cristina y Macri abandonó.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here