El escándalo por la causa D’Alessiogate empieza a mostrar resultados sombríos. Así quedó demostrado tras la reunión reservada que mantuvieron los legisladores que conforman la Comisión Bicameral de Seguimiento de Organismos y Actividades de Inteligencia con la cúpula de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), representada por su director Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, subdirectora; luego de las revelaciones del juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla sobre una banda paraestatal de Inteligencia utilizada para cometer ilícitos.

Tras la interpelación a los funcionarios, el senador Marcelo Fuentes y los diputados Leopoldo Moreau y Rodolfo Tailhade, todos del Frente para la Victoria, presentaron una denuncia penal contra el presidente de la Nación, Mauricio Macri; Arribas y Majdalani; y Juan Sebastián De Stefano y Fernando Di Pasquale, ambos funcionarios del organismo.

Según entendieron los legisladores, las manifestaciones que se escucharon en la reunión sobre las actividades de Inteligencia practicadas por el organismo parlamentario, nada tiene que ver con la ejecución del Plan de Inteligencia Nacional -controlado por esa Bicameral- sino con la participación de la AFI en una maniobra delictiva desplegada en medio de una operación política que interesaba particularmente al Gobierno Nacional.

De acuerdo a lo que desprende en la denuncia presentada ante la justicia a la que tuvo acceso Portal de Noticias, AFI presionó al juez de Garantías de Avellaneda, Luis Carzoglio para detener al dirigente sindical, Pablo Moyano en el marco de la causa que tramitaba en sus juzgado.

Según el magistrado, los agentes de Inteligencia le manifestaron el interés y obsesión del presidente Macri en esa investigación.

Arribas y Majdalani reconocieron esta situación ante la Bicameral, pero esgrimieron excusas poco creíbles respecto de la motivación de AFI. Según manifestaron, «quería controlar presuntos disturbios en caso que se llamara a un paro general».

En efecto, Carzoglio dijo que estos agentes, uno director del área jurídica y el otro especialista en prevención de lavado de activos, «le anticiparon que iban a enviarle un borrador con la orden de detención ya redactada». Algo que se concretó dos horas más tarde.

Asi, la denuncia de Fuentes, Moreau y Tailhade solicitaron se requiera a AFI los legajos de los agentes De Estefano y Di Pascuale. Se presenten ante la Bicameral las notas enviadas por estos funcionarios y se cite a prestar declaración testimonial al juez Luis Carzoglio.

La denuncia quedó radicada en el Juzgado Criminal y Correccional Federal Nro. 12 a cargo del juez Sergio Torres y la Fiscalía Federal a cargo de Paloma Ochoa.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here