El titular del sistema de medios y el periodista-operador, Luis Majul se prestaron a una deleznable maniobra mediática para estigmatizar, mentir y enfrentar a la sociedad con el colectivo de trabajadores de la Agencia Télam. Durante una entrevista que le realizó uno de los más beneficiados por la pauta pública y millonarias contrataciones directas, ensayaron una serie de mentiras e inexactitudes para justificar lo injustificable: el despido de 354 personas que, ahora quedan en la calle y sin cobertura médica.

“Hay una situación en agencia Télam que es fácil de explicar, y tiene que ver con que se pasó de una planta de 479 empleados en 2003 a casi 1000 empleados en 2015”, dijo Lombardi.

“No es lógico pasar de 400 a 1000, no tiene sentido”, dijo en referencia al plantel de personal que creció en ese término durante el gobierno anterior.

Pero omitió explicar que de ese universo, al menos un 10%, ingresó durante su gestión. Cabe aclarar que los trabajadores incorporados por la actual conducción de la agencia, así como los que ingresaron durante las gestiones anteriores, todos tiene una razón de ser, la agencia creció al ritmo de la modernidad y a la luz de las nuevas tecnologías. En la última década incorporó un departamento audiovisual, que produce a diario medio centenar de noticias en formato de video, con coberturas en distintos puntos del país y transmisiones en vivo. También una departamento de radio, que realiza informes cada media hora y podcast que son distribuidos a radios de todo el país. Del mismo modo se puso en línea el portal de la agencia y se incursionó fuertemente en redes sociales. Estos servicios se prestan a grandes cadenas internacionales y nacionales, medios de comunicación medianos, que en su mayoría son del ámbito provincial y también a los pequeños, que se multiplican por miles en las distintas localidades del interior y el conurbano. Para esto se necesita gente profesional y altamente capacitada.

Lombardi miente descaradamente cuando asegura que se duplicó la planta sin ningún sentido, y él lo sabe.

Además, sostuvo que la agencia se utilizó como usina de propaganda partidaria en los diez años del kirchnerismo. Otra gran mentira del ministro vaciador. Télam cubre toda la actividad oficial, de la gestión anterior y la de esta también. Lo mismo hará con futuros gobiernos. Eso tiene que ver con llevar a todos los rincones de la patria y del mundo, información sobre lo que pasa en Argentina.

Lombardi avaló la decisión del directorio de la agencia «en función de ver cómo hacían una agencia para el futuro”.

Luego sostuvo que “hubo más de 61 paros en la empresa en dos años y medio. Los propagandistas se disfrazaron de periodistas. Los lobos se disfrazan de corderos”, explicó a modo de justificativo para iniciar una limpieza sin precedentes en la noticiosa fundada por Perón en 1945.

Según el funcionario -que también quiso desguazar la agencia junto con Darío Loperfido durante el gobierno de la Alianza- “un grupo de malos delegados se sienten dueños de la empresa”.

“Nosotros tenemos que ser austeros. Volvemos a la planta de Télam del 2002, y con eso queremos cuidar el dinero de todos”, puntualizó el funcionario del gobierno que acaba de dilapidar más de 12 mil millones de dólares para financiar la fuga de capitales.

Como paliativo para dejar centenares de familias en la calle agregó: “en cualquier situación de estas los lobos se esconden en piel de cordero”, y anunció que “las indemnizaciones estarán depositadas en el transcurso de esta semana”.
Finalmente, la madre de todas las mentiras, “El promedio salarial en Télam está en el orden de los 55 mil pesos”, dijo al ser consultado sobre cuánto se gana en esa dependencia.

Es la misma excusa que utilizó en la TV Pública para arrasar con los salarios de periodistas y camarógrafos que cobraban horas extras y otros conceptos propios del Convenio Colectivo de prensa.

En Télam. los trabajadores rasos -la inmensa mayoría- tienen categoría de redactores especiales y el sueldo ronda los 30 mil pesos. Algunos casos superan esa cifra por tenes 20 o 30 años de antigüedad.

Esta ola de despidos no es otra cosa que la primer etapa del vaciamiento previo al cierre de Télam. Hoy, los trabajadores que fueron premiados con la continuidad de su trabajo enfrentan una situación de extrema vulnerabilidad que, lejos de garantizar el profesionalismo, infunde temor por el posible despido, que irremediablemente llegará más temprano que tarde.

Finalmente, hay que decir que la gran responsable del vaciamiento y señalamiento de «trabajadores supuestamente ideologizados», es una joven subgerenta puesta por Lombardi, Magdalena Cash, que antes de gestionar la mayor agencia de noticias de América Latina, manejaba una pequeña productora de su propiedad que realizaba videitos para redes sociales y proveía sus servicios al Gobierno de la Ciudad, durante la gestión de Mauricio Macri.

Acá te presentamos a una de las que realizó la lista de despidos en Télam…

En Télam hay grandes profesionales, periodistas y trabajadores de prensa que junto a administrativos sostienen el funcionamiento de una de las Agencias de Noticias más confiables del mundo y que el macrismo vino a cerrarla, esa es la única verdad.

print

1 Comentario

  1. Majul pondrá un mayor acento pero convengamos que ustedes son fundamentalistas. Descubri que el mundo tiene un 30% de ignorancia, un 30% de conveniencia, un30% de corruptos y un 8% de enfermos que se creen Dios y 2% de decentes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here