Tras cinco años de caída constante, la Tasa de Mortalidad Infantil registró en 2016 un incremento de 0.04 por ciento, para ubicarse en 9.9 defunciones cada mil nacimientos. La situación es especialmente crítica en el Conurbano bonaerense, más específicamente en el llamado “tercer cordón”, donde la tasa subió más de un punto.

Los datos surgen de un análisis de la Fundación Soberanía Sanitaria elaborado a partir de estadísticas oficiales del Ministerio de Salud. Se trata de la mayor suba de los últimos cincos años, interrumpiendo un ciclo de descenso de los índices de mortalidad infantil.

El informe observa que la TMI “presentó una tendencia descendente en los últimos 25 años” aunque “eventos como la crisis social, económica y política vivida en el país durante el 2001, o brotes de enfermedades infecciosas respiratorias como la gripe, ocurridos en los años 2007 y 2009, impactaron de manera negativa (…) interrumpiendo de manera momentánea la tendencia observada en estos años”.

Para 2016, observa el estudio, la tendencia a la baja fue “nuevamente interrumpida con un estancamiento en la TMI (aumento de 0,04 puntos)” y, si bien no se establecieron las causas, se relevó que vino “acompañado por un aumento de las desigualdades en el perfil de la mortalidad infantil entre los distintos territorios de la provincia”.

“La desigualdad en la distribución de la TMI entre las regiones sanitarias aumentó cerca de 2,5 veces en el 2016 comparado al 2015”, subrayan desde Soberanía Sanitaria. Estas diferencias se ven mejor si se contrastan los datos del Interior con los del Conurbano: mientras los primeros continúan la tendencia descendiente, los segundos aumentaron.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here