En el marco de una de las peores crisis económicas y sociales que atraviesa la Argentina desde el 2001 a la fecha y con un descaro que roza la provocación a la inmensa mayoría de la sociedad que se vio afectada por una marcada pérdida del poder adquisitivo y más aún, a los cientos de miles de nuevos desempleados, que atraviesan uno de los momentos más duros de sus vidas, el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, utilizó la red social Twitter para anunciar un supuesto «fuerte aumento interanual de contribuciones patronales (42%) y aportes personales (35%) en abril. Aumentó el empleo y también los salarios».

Según advirtió el funcionario, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) registró 60.000 nuevos puestos de trabajo formales entre abril de este año e igual mes del 2015, aseguró esta tarde el titular del organismo, Alberto Abad.

«En función de las estadísticas, los puestos declarados aumentaron aproximadamente 60.000», dijo Abad a la prensa, al informar sobre la recaudación impositiva de abril, que ascendió a 150.809 millones de pesos, un 33,9% más que en igual mes del año pasado.

En esa recaudación, los recursos provenientes a la Seguridad Social aumentaron ligeramente por sobre el promedio, 34,9%, entre otras razones, por el aumento del empleo registrado.

Lo cierto es que el poder de compra del asalariado perdió en lo que va del 2016, al menos un 10% por los fuertes aumentos de precios y en particular de las tarifas de servicios públicos.

Además, los resultados que arrojaron distintos relevamientos, a partir de la información volcada por las centrales sindicales, dan cuenta de más de 150 mil despidos tanto en el sector privado como el público. Dejando a más de medio millón de personas en una situación de vulnerabilidad inimaginable apenas seis meses atrás.

Finalmente, ya se estima que desde que asumió el gobierno de Mauricio Macri, hay más de un millón de nuevos pobres.

Frente a esta situación, los tweets de Prat Gay no pueden entenderse como otra cosa que un provocación o una total incapacidad para leer la realidad política y social del país, producto de un profundo desconocimiento de la cosa pública.

print

1 Comentario

  1. Está loco y cuando la miseria rebase la negación mediática la Argentina será un manicomio porque los locos se mirarán entre ellos como los zombis al final de una película

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí