Macri recibió a las tres CGT en una reunión para la foto

El presidente mantuvo un encuentro en Olivos con Moyano, Caló y Barrionuevo que no tuvo ningún resultado concreto ni positivo. Ley antidespidos, consejo del salario, Impuesto a las Ganancias y aumento urgente a los jubilados fueron los temas abordados y sobre los que, salvo la convocatoria al consejo, no hubo respuestas. El 29 de abril, las tres CGT junto a las dos CTA convergerán en un acto previo a la conmemoración del 1 de mayo.

Macri en Olivos junto a Moyano, Calo y Barrionuevo y algunos integrantes de su gabinete. Una reunión infructuosa

El presidente Mauricio Macri recibió en la quinta de Olivos a los dirigentes de las tres (sí, tres…) centrales obreras encabezadas por Antonio Caló, Hugo Moyano y Luis Barrionuevo en un encuentro maraco por la frialdad y la falta de resultados concretos.

Los sindicalistas fueron con planteos concretos en torno de tres temas: impuesto a las ganancias, ley antidespidos y la convocatoria al Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil junto a un aumento de las jubilaciones.

AL concluir el encuentro la cara de los sindicalistas lo dijo todo: casi no hubo acuerdo salvo en la convocatoria al consejo. En torno del impuesto a las ganancias se ratificó que habrá modificaciones en las escalas pero recién el año que viene y hubo silencio total en torno de los despidos y el aumento a las jubilaciones.

La recepción del presidente, que prácticamente no pronunció palabra durante la reunión, a los temas planteados fue de clara frialdad Triaca en relación con los despidos masivos argumentando que “tratamos de contener el tema con casi 50 audiencias por día”, argumento que no aclaró nada ni sirvió para contentar a los invitados.

Lo cierto es que al término del encuentro en Olivos, ninguno quiso hablar con la prensa señal clara de que salieron con las manos vacias.

Las centrales obreras cegetistas junto a las dos vertientes de la CTA realizarán una medida de fuerza a nivel nacional el próximo 29 de abril, en lo que será el primer acto conjunto de todas las centrales obreras, en el que van a plantear públicamente los reclamos al gobierno.

La expectativa está dada por las formas, tomando en cuenta que las CGT de Moyano y Barrionuevo apostaron claramente por el triunfo de Macri, Caló se quedó en la vereda kirchnerista y que la CTA de Yasky mantiene un discurso de mayor confrontación con el gobierno igual que el sector de Micheli, aunque ambos están enfrentados por sus espacios de pertenencia política.

Llama la atención, no obstante, el comportamiento de los sectores de Moyano y Barrionuevo que promovieron el año pasado dos paros nacionales en reclamo de la derogación del impuesto a las ganancias mientras que desde la asunción de Macri prácticamente no han movido un dedo para reclamar por los miles de despidos, la pérdida de poder adquisitivo del salario, la precarización laboral, el desmantelamiento de los programas de asistencia social, los tarifazos, la pérdida de vigencia de la modificación de ganancias entre otras cuestiones que afectan la calidad de vida de millones de argentinos.

FuenteRedacción Portal de Noticias
Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here