La maldita máquina de despedir

Lejos de cesar, los despidos se multiplican tanto en el sector público como en el envalentonado ámbito privado que copia el ejemplo del Estado, empujado por un gobierno que no hace nada para frenar el conflicto. La cifra ya supera ampliamente los 100 mil trabajadores que quedaron a la deriva y en un mercado cada vez más reducido, dificultando la posibilidad de volver a empezar. Si se toman los días desde que asumió el presidente Macri, el promedio supera los mil despidos diarios.

CONFLICTO DE INTERESES
Mauricio Macri, presidente de la Nacion.

Es una práctica que empezó el mismo 10 de diciembre cuando Mauricio Macri tomó posesión del cargo, sin embargo, desde que el presidente se impuso en el balotaje, su equipo comenzó a delinear lo que sería la mayor reducción del Estado que se conociera en la Argentina.

En tan solo 100 días de gobierno, más de 100 mil trabajadores perdieron su empleo, es decir, desde que asumió el nuevo gobierno se vienen perdiendo mil puestos de trabajo por día. Lo que sucede hoy en el país no tiene precedentes, ni siquiera los nefastos gobiernos de Menem y De la Rua lograron tanto, en tan poco.

Empujado por el Estado, el sector privado se envalentonó y también comenzó con esta lógica perversa de sacarse gente de encima, «hay que bajar los costos dicen desde el sector privado».

Hoy se conocieron más desvinculaciones en el ministerio de Trabajo y por esto los trabajadores de esa institución se encuentran en alerta ante una nueva ola de despidos que se concretará este jueves. La planta baja del edificio del Ministerio del Trabajo fue tomada por trabajadores de esa institución en protesta por una nueva ola de despidos del Gobierno de Mauricio Macri.

Son unas 236 personas que han recibido en las últimas horas los telegramas de despido. En medida de protesta los trabajadores también cortaron el acceso de la avenida Alem. Los afiliados a la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) se declararon en alerta y al llegar este miércoles al edificio de la institución se encontraron con que solo estaba abierta una de las puertas. Denunciaron que las salidas de emergencia estaban cerradas.

«Hace mucho que nos venimos preparando para este escenario. Todo lo que fuimos avanzando en organización y participación apunta a dar una respuesta a la altura del desafío que se nos impone. Vamos a luchar para que no pase ningún despido en el ministerio y no vamos a aflojar hasta conseguirlo», anunciaron en un comunicado los gremios estatales ATE y UPCN.

Hernán Izurieta, el delegado general de ATE, explicó que estaban en “retención de tareas” y en estado de asamblea. “Nos están empezando a llegar los despidos en diferentes lugares del país”, agregó.

De acuerdo con el sindicalista, los despidos van desde empleados con más de 20 años en el la cartera que dirige Triaca, hasta trabajadores recientemente incorporados e incluso la decisión afectaría a algunas de mujeres embarazadas.

Además, los integrantes de la ATE denunciaron los casos de los abogados que trabajaban en el Programa Asistir, que «ofrece patrocinio legal gratuito a trabajadores con escasos recursos en las demandas de competencia de la Justicia Nacional del Trabajo, y como instancia previa (obligatoria) de los reclamos que se tramiten en el SECLO (Dirección del Servicio de Conciliación Laboral Obligatoria)».

En contexto a más de 100 días del gobierno de Mauricio Macri, unos 50 mil trabajadores estatales a escala nacional, provincial y municipal han sido despedidos, según un informe realizado por Tendencias Económicas y Financieras.

En los últimos días se reportaron 240 despidos en la Biblioteca Nacional y una cifra similar en la Dirección Nacional de Educación. Se prevé que en el Complejo Nuclear de Atucha 2400 técnicos y administrativos corran con la misma suerte, reseñó Prensa Latina.

Además, el diario La Nación informó que el Gobierno de Macri despedirá antes de que termine el mes a 1500 empleados públicos a quienes se les extendió por tres meses su plazo para evaluar su desempeño.

La segunda semana de marzo también se vivió una jornada de paro en el país. El presidente justifica los despidos argumentando que los trabajadores públicos son «ñoquis» y pidió la revisión de 63 mil contratos más.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here