El Gobierno de la Ciudad denunció a padres de los alumnos que realizaron tomas en escuelas porteñas. Por el momento ya son 13 los establecimientos afectados, de los cuales siete están tomados y en seis habrá pernocte, según advirtieron los jóvenes.

«Esto es muy dinámico y se van sumando más escuelas. Lo que sí confirmamos es que la medida es por tiempo indeterminado y el miércoles volveremos a reunirnos para realizar una asamblea y definir los pasos a seguir», indicaron desde el Mariano Acosta.

Los colegios tomados son el Mariano Acosta, Escuela Superior de Educación Artística, Lengüitas, Mariano Moreno, Escuela Federico García Lorca, Escuela Ernesto Padilla y el Liceo 5 Pascual Guaglianone. Mientras que aquellos donde hay «pernocte» son: Luis Pasteur, Julio Cortázar, Lenguas Vivas, Escuela Claudia María Falcone, Normal 8 Presidente Roca y la Juan Ramón Fernández.

Desde el gobierno porteño salieron al cruce de esta conducta y apuntaron sus críticas al kirchnerismo. «Es una demanda y una manifestación violenta y absolutamente política», dijo la ministra Soledad Acuña, quien ve la mano política en el incentivo a las tomas.

Mientras tanto, los jóvenes no cesan su reclamo. Paola, de 17 años, de la Escuela Superior de Educación Artística, advirtió: «Estamos convencidos en seguir con la medida hasta que la ministra Acuña se digne a escucharnos. Nuestro edificio es muy viejo y las condiciones edilicias son un desastre. No hay espacio para la cantidad de alumnos que hay. Ni clases de gimnasia tenemos porque el gobierno de la Ciudad dejó de pagar el alquiler de un campo deportivo».

Las autoridades de la Ciudad dejaron en claro que los adultos responsables de aquellos alumnos que participan de las tomas deberán responder por los daños que pudieran sufrir los estudiantes y los bienes escolares. Trascendió que se está preparando una demanda civil para transferirles el costo correspondiente al pago de los sueldos a docentes y no docentes por cada día sin clases debido a la toma de la escuela.

“Esto es responsabilidad de las familias que autorizan a sus hijos a estar ahí. En el 2018 hubo 40 familias que fueron procesadas en la justicia porque esto es un delito”, se quejó Acuña.

La ministra se refirió también a qué pasará con los jóvenes que toman las escuelas: “Van a tener que recuperar cada día de clases que pierden, dejan de tener la posibilidad de participar de otras prácticas educativas, otras series estudiantiles y salidas pedagógicas; pierden todo ese tipo de beneficios. No soy una ministra que no dialoga, lo que no voy a hacer es aceptar la violencia y la coacción a través de una toma. No vamos a dialogar con estudiantes que estén tomando escuelas. Tuvimos la oportunidad de dialogar todo este tiempo y se negaron. Lo que es claro es que empiezan a regir otras reglas del juego”, agregó.

El Ministerio de Educación de la Ciudad informó que en el caso del Mariano Acosta, ya fueron demandados 8 adultos que consintieron la participación de sus hijos en la toma.

print

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí