El secretario de Trabajo de la Nación Jorge Triaca decidió dejar el cargo luego que se produjera la fusión del organismo con el Ministerio de la Producción. Pese a la desmentida de su jefe, el ministro Dante Sica, lo cierto es que hasta le ofrecieron una salida decorosa, hacerse cargo de la embajada argentina ante el vaticano, pero Triaca descartó esa posibilidad.

Desde la cartera laboral, indicaron que ya está trabajando en la fusión de secretarias de lo que fuera el Ministerio de Trabajo, ahora degradado a rango a secretaría. «Puede ser a fin de mes o bien para finales de año, pero la decisión está tomada»

El funcionario mantiene una excelente relación con el Papa Francisco, algo que hubiera sido útil para la hoy tensa relación del gobierno argentino con el Vaticano, pero luego de analizarlo, Triaca decidió dejar el gobierno, indicaron fuentes cercanas al secretario.

La llegada de Dante Sica como superministro de Producción, Trabajo y Agroindustria jugó un rol importante en la decisión de Triaca. De todas maneras desde el área laboral destacan la «excelente» relación que mantiene con el inquieto ministro y ex titular de la consultora ABECEB.

Sica llegó al gobierno con la función de desarrollar políticas activas en lo económico pero con la delicada situación fiscal, no tuvo mucho margen de maniobra. Incluso tuvo que sobrellevar recortes de partidas como los reintegros que afectaron a exportadores pese a promesas que efectuara a los afectados.

En los últimos días el flamante ministro tomó una postura activa en el otorgamiento de un bono a los trabajadores por 5000 pesos en dos -o más- tramos. El problema allí pasaba por cómo hacerlo obligatorio pero sin que afecte a las empresas que no pueden abonarlo, que dicen ser la mayoría.

Los detalles del DNU sobre el bono se darán a conocer este viernes, aunque el texto será publicado en el Boletín Oficial la semana próxima. La solución pasó por una salvedad en la redacción al abrir la posibilidad de negociación cuando empresas informen que no pueden hacer frente al pago.

En definitiva, será un DNU «marketinero», para satisfacer a gremios, pero que no gatillará obligación de pago en la práctica. Servirá para destrabar el paro que convocaba la CGT y al mismo tiempo marcará una de las últimas gestiones de Jorge Triaca.

print

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here