Argentina se tiñó de alarmante amarillo

El oficialismo logró cosechar más del 40 por ciento de los votos a nivel nacional. Aplastó en la Ciudad y se impuso provincias clave como Córdoba, Santa Fe, Mendoza y Corrientes. También tuvo victorias impensadas, como Chaco y Salta.

Foto: Clarín

El gobierno de Cambiemos se impuso en los principales distritos electorales del país, con una ventaja cercana al 30% en la Ciudad de Buenos Aires, un 18% en Córdoba, 13% en Santa Fe, 20% en Mendoza y de 4,1% en la provincia de Buenos Aires para la categoría de senadores, en tanto para la Cámara de Diputados la ventaja llegó al 5,9%.

Los resultados provisorios en los cuatro distritos más importantes de la Argentina volcaron a favor del oficialismo e implican una victoria histórica en territorios que concentrancasi el 60% de electores sobre un padrón nacional que en 2015 fue de 32.130.853 millones.

En la provincia de Buenos Aires, el candidato a senador Esteban Bullrich superó con el 41,3 por ciento de los votos contra el 37,2 por ciento de la candidata de Unidad Ciudadana Cristina Kirchner. “Es un día muy importante, hoy confirmamos nuestro compromiso por el cambio”, sostuvo Mauricio Macri en medio de los globos y papelitos, marca registrada del PRO.

“Este es sólo el principio, recién estamos empezando a transformar la Argentina”, anunció el presidente mirando hacia 2019. “Somos la generación que está haciendo el cambio”, frase que resonó ayer en todo Costa Salguero.

Ahora, amparado en un enorme caudal de votos. la Casa Rosada se prepara para encarar las “reformas” que tiene en carpeta y anticipó para después de las elecciones.

El primer pantallazo de las urnas posiciona a Cambiemos como la primera fuerza nacional, una experiencia inédita para una coalición de derecha que supera el 40%. Así, alcanzó uno de los objetivos que había establecido el PRO, como socio mayor de la alianza con la UCR y la Coalición Cívica de Elisa Carrió, desde antes de transitar la primera campaña hacia las primarias del 13 de agosto, donde el caudal nacional había llegado al 37%.

Con este resultado, el presidente Mauricio Macri inicia el segundo tramo mandato con un Congreso donde, a partir del 10 de diciembre, no perderá el lugar de primera minoría. Sin embargo, la agenda inmediata de Cambiemos estará concentrada en acelerar las reformas previstas en materia laboral, fiscal y previsional, que implicará una serie de encuentros con los principales ganadores de esta elección, antes de la reunión convocada para el próximo viernes con los gobernadores de las 24 provincias, que llegarán a Olivos con un Ejecutivo fortalecido en su primera elección legislativa luego de la llegada del PRO al poder.

La exigua en Buenos Aires, posiciona a la gobernadora María Eugenia Vidal como la principal beneficiaria de una campaña en la que encabezó una candidatura virtual y que logró revertir el escaso conocimiento de sus principales aspirantes.

Otro gran ganador que sostiene al oficialismo en el área metropolitana es el alcalde Horacio Rodríguez Larreta, fortalecido, junto a la primera candidata porteña Elisa Carrió, que a pesar de las desafortunadas declaraciones en el caso Maldonado, anoche se alzó con una victoria aplastante.

El oficialismo se impuso en 13 provincias, mientras que el peronismo se consolidó en nueve. En tanto, en Tierra del Fuego y La Pampa Cambiemos perdió por apenas un par de décimas.

En Córdoba, superó por 18 puntos a los postulantes del gobernador peronista Juan Schiaretti, aliado de la Casa Rosada. Héctor «La Coneja» Baldassi, se quedó con el 48,47% de los votos y doblegó al pejotismo cordobés que, con la marca de Unión por Córdoba, logró acumular el 30,52% de las voluntades. Mientras que Del Carro, de Unidad Córdoba Ciudadana se alzó con un exiguo 10%.

En la provincia que Macri consolidó su sueño presidencial, pese de la cosecha de Baldassi, el oficialismo no cuenta con un candidato a gobernador y el presidente se resiste a concederle en las ejecutivas de 2019 esa gobernación al radicalismo y se juega por preservar a un Schiaretti  para trazar lazos con el peronismo “no K” que Cambiemos quiere sumar en la etapa que comienza hoy.

En San Luis, el Frente de Unidad Justicialista de los hermanos Rodríguez Saá logró revertir la derrota en las primarias, se impuso con el 55%, 9 puntos encima del 43,06 % que embolsó el frente «Avanzar y Cambiemos» que llevaba de candidato al ex gobernador Claudio Poggi.

En Corrientes, que eligió gobernador hace dos semanas, el Encuentro por Corrientes tuvo el 55,33%, con una diferencia de casi 30 puntos por encima del 25,5% que obtuvo el frente Junto Podemos Más

Santa Cruz, también se inscribe entre las provincias que Cambiemos logro teñir de amarillo, cosechó el 43,93% y le ganó por 12 puntos al Frente para la Victoria en su territorio, que obtuvo el 31,94% y le complica la cancha a Alicia Kirchner.

En Chubut, se impusieron los candidatos del Frente Chubut Para Todos, del gobernador Mario Das Neves, con un 33%Los postulantes amarillos igualmente crecieron seis puntos respecto de las primarias, y desplazaron al kirchnerismo al tercer puesto.

Salta fue el primer distrito en reconocer la victoria al oficialismo. Cambiemos obtuvo el 30,83% y le ganó siete puntos al Frente Unidad y Renovación, la lista del gobernador Juan Manuel Urtubey, dirigente clave en el peronismo que traía aspiraciones presidenciales que quedaron, en principio, sofocadas, Fue el primero en reconocer la derrota.

En Entre Ríos, Cambiemos se alzó con el 52,97% de los votos y le ganó por 15 puntos al Frente Justicialista del gobernador Gustavo Bordet.

La Rioja, en tanto, donde el frente «Cambiemos – Fuerza Cívica Riojana» sumó el 44,73% y le ganaba por menos de 6 décimas al Frente Justicialista.

En Catamarca, el Frente Justicialista para la Victoria ganó por el 47,85% a la alianza «Frente Civico y Social – Cambiemos», que sumó el 41,85%.

En la Jujuy del radical Gerardo Morales, Cambiemos aplastó  el 51,67%, una ventaja de 31 puntos sobre el peronismo que era gobierno hasta diciembre de 2015.

print

1 Comentario

  1. Cristina se consolidó como la principal líder política del país, con votos propios, sin alianzas. Ella deberá ser la conductora de cualquier alianza que aglutine a ese 60 por ciento de opositores.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here