La vicepresidenta Cristina Fernández advirtió que «una sociedad que no sabe lo que pasó difícilmente pueda entender lo que pasa«, y remarcó que, si no se ejercita la memoria, «resulta imposible develar el provenir«.

La vicepresidenta se expresó en estos términos al encabezar el acto por el Día de la Militancia en el estadio Diego Maradona de la ciudad de La Plata.

Señaló que a partir del regreso de la democracia, en 1983, «hubo un acuerdo tácito» que indicaba que «ningún argentino se ponía en peligro por pensar diferente».

«El 30 de octubre, con el regreso de la democracia, hubo un acuerdo tácito. Que ningún argentino se ponía en peligro por opinar, por pensar diferente. Podíamos tener todas las diferencias del mundo, pero no se quería matar a nadie. Ni siquiera los que hicieron de la muerte un instrumento político«, expresó.

La dirigente afirmó  que «el 1 de septiembre» último «se quebró por primera vez el pacto democrático de respetar la vida», en referencia al intento de magnicidio que sufrió en la puerta de su casa del barrio de Recoleta.

Planteó que «es obligación de todas las fuerzas volver a construir ese pacto democrático separando a los violentos, al lenguaje del odio y al que quiere que el otro se muera porque piensa diferente«, dijo, y alertó que, en caso contrario, sería «retroceder».

Cristina Fernández de Kirchner llamó a «terminar con debates absurdos» en torno a la seguridad y apuntó contra el gobierno anterior que puso «en el ministerio de Seguridad a una Miss Argentina».

«Hay que terminar con debates absurdos, porque la democracia tiene una deuda en materia de seguridad. Ningún partido político lo ha podido solucionar. Terminemos con ese debate berreta de los mano dura o los garantistas. Si para algo sirvió lo que me pasó fue para demostrar que cuando estuvieron en el ministerio de seguridad los mano dura, a la política de seguridad le pusieron una Miss Argentina. Y a su hermana, a controlar los gastos«, indicó.

La expresidenta consideró que «el gran acuerdo que debe haber entre todos los partidos políticos es que las fuerzas de seguridad respondan a las fuerzas civiles».

«Las fuerzas de seguridad son una parte de la solución y también son parte del problema si no se subordinan al poder civil. Cuando estuvimos en el Gobierno desplegamos miles de gendarmes en el conurbano bonaerense. La gente lo pedía porque tenía más confianza«, remarcó.

«No sé por qué no podemos volver a hacer lo mismo, en vez de tenerlos en el medio de la Patagonia, nadie sabe haciendo qué. Es hora de tener una mirada hacia los lugares que están sufriendo».

INFORMACIÓN EN DESARROLLO

print

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí