La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) allanó este miércoles por la noche la casa de Gabriel Carrizo, el líder de “la banda de los copitos”. Se trata del cuarto detenido en la causa que investiga el intento de atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner.

El operativo se realizó en su vivienda ubicada en Ángel Pache al 400, en la localidad bonaerense de Morón a partir de las 22, horas después de su captura.

Mientras los efectivos de la PSA ingresaban al domicilio se encontraban la madre y el hermano menor del detenido. A su vez, el abogado de la familia, Gastón Marano, aguardaba en la puerta de la casa.

La familia de Carrizo contactó al letrado para hacerse cargo de la defensa. Solo falta que el líder de “la banda de los copitos” firme el acuerdo para que Marano lo represente.

La situación de momento es confusa. Estoy parado hace más de 50 minutos en la puerta, en lo que aparentemente es un allanamiento ordenado por la doctora Capuchetti”, expresó el abogado en diálogo con TN.

“Lo que más me preocupa, aparte de no darme ingreso a pesar de haberme identificado como abogado de la familia y para poder controlar el operativo, es que la madre y el hermano de la persona que fue detenida están allí privados ilegítimamente de su libertad, porque no se les habilita el egreso”, siguió.

“Son dos personas que no están afectadas aparte de este allanamiento a la investigación y el derecho penal no tienen que trascender a los familiares de una persona que está sospechada y esta situación es por lo menos reprochable”, se quejó.

Al mismo tiempo, indicó que no tiene “idea de qué están buscando”. Para cerrar, deslizó que “el cuadro da para preocuparse”, aunque dijo: “No quiero dar muchos datos por lo que implica esta causa».

Carrizo fue detenido el miércoles por pedido de la jueza federal María Eugenia Capuchetti. Con él ya son cuatro los detenidos por el ataque a Cristina: Fernando Sabag Montiel, Brenda Uliarte y Agustina Díaz.

La magistrada tomó la decisión a partir de nuevas pruebas encontradas y aportadas a la investigación, que se relacionan con hallazgos en el peritaje del teléfono celular de Carrizo.

Fuentes oficiales revelaron a NA que en el peritaje del aparato aparecieron elementos concretos que lo vinculan con el intento de homicidio de Cristina Kirchner.

Justamente Carrizo fue el que puso en su estado de WhatsApp, un rato después del ataque a la vicepresidenta: «¡Seguro el próximo sos vos, Alberto! ¡Tené cuidado!».

En una entrevista televisiva del 2 de septiemnre, Carrizo había dicho que no tenía nada que ver con el asesinato. El ya había dado una declaración testimonial en la causa jefe del grupo porque era el dueño de la garrafa que alimentaba la máquina de hacer copos de azúcar. (NA)

print

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí