Espionaje ilegal: Macri logró correr a un juez y ahora va por otro

La justicia servil al expresidente desplazó al juez Roberto Boico en la causa que investiga las maniobras de espionaje del macrismo. Ahora, va bien encaminado contra Eduardo Farah

Mauricio Macri logró sacar del medio al juez Roberto Boico, luego que una resolución firmada por el juez de la Cámara Federal porteña Mariano Llorens aceptara la recusación planteada por el expresidente. Boico fue abogado de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien es querellante en la causa en la que se investiga el espionaje ilegal, por eso lo apartaron de la investigación.

Ahora, Llorens también le habilitó al expresidente la vía hacia la Cámara Federal de Casación Penal en su intento de apartar al camarista Eduardo Farah de la causa en la que se investiga la supuesta manipulación del teléfono celular del secretario del exmandatario en el expediente del presunto espionaje ilegal. 

El magistrado Llorens resolvió “declarar admisible el recurso de casación interpuesto por Mauricio Macri” y lo emplazó a que concurra al máximo tribunal del país en los próximos tres días para sostenerlo, según surge del fallo al que accedió Télam.

El mismo camarista había rechazado antes la recusación planteada por la Macri contra Farah, a quien busca apartar del expediente porque es uno de los jueces que hizo públicas, en una audiencia ante el Senado, las presiones de las que fue víctima durante el gobierno del líder de Cambiemos.  

Más allá de aquel rechazo, ahora Llorens le habilitó a Macri la vía para llegar a Casación con sus intenciones de modificar la composición de la sala que deberá revisar los avances de la investigación por la supuesta manipulación del celular de Darío Nieto, el secretario del expresidente. 

Esa supuesta manipulación habría implicado la filtración de información privada del expresidente, que ahora interviene en este expediente como querellante. 

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here