Hoy quedó al desnudo otra mentira del macrismo. Desde sus filas vienen agitando la idea que e Gobierno nacional no permite que las administraciones provinciales y municipales accedan en forma privada a las vacunas. Sin embargo, ayer el jefe de Gabinete Santiago Cafiero advirtió que la normativa que establece los mecanismos de adquisición de las mismas no impide la compra por parte de las distintas jurisdicciones.

Pocos días atrás, la presidenta del PRO, Patricia Bullrich reclamó la democratización de la compra de vacunas contra el coronavirus, antes del inicio de la segunda ola del Covid-19 en la Argentina.

«El ritmo de vacunación, la escasez y los casos de vacunaciones VIP dejaron expuesto un sistema discrecional«, denunció la titular del PRO, este jueves en una recorrida por Almagro.

Con el objetivo de abrir el proceso, la ex ministra de Seguridad pidió que «todos los sectores de la salud» puedan adquirir dosis contra el coronavirus.

«Los gobiernos provinciales, las obras sociales y todos los sectores de salud deben poder comprar vacunas y éstas ser inoculadas en farmacias y todo el sistema del que dispone el país», detalló Bullrich en una clara maniobra para culpar a la admeinistración de Alberto Fernández por impedir el acceso a las vacunas y luego esgrimir que el país fracasó con la campaña de vacunación por culpa del kirchnerismo.

Hoy durante la conferencia de prensa, se le consultó al ministro de Salud porteño, Fernán Quirós sobre el tema y el funciopnario tuvo que reconocer que el problema radica en la falta de oferta. «El debate sobre la adquisición de vacunas es un debate que hoy en día no encuentra una oportunidad real en el mercado. Es un debate abstracto», explicó.

«Hay dos tipos de provisión de vacunas en el mundo. La que proveen los Estados, como el chino o el ruso, que solamente proveen a Estados nacionales y las vacunas que proveen las empresas privadas que ya tienen comprometida toda su producción anual ya hace muchísimos meses», detalló y agregó que «el debate sonbre la compra de vacunas hoy en día para poder ser aplicadas en los próximos meses, que es lo que necesitamos, serían recién para fin de año», reconoció.

De esta manera queda claro que la imposibilidad de la adquisición de las dosis no responde a un impedimento impuesto por parte del gobierno nacional, sino a la incapacidad de la administración de Larreta a acceder al mercado farmacéutico que no le vende a nadie

print

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí