El director de Gestión Pública de CIPPEC, Gonzalo Dieguez, reveló que «durante la gestión de (Mauricio) Macri se concursaron sólo el 5% de 250 cargos». En una entrevista con Métodos Poco Claros que se emite por FM La Patriada, el experto en políticas públicas detalló que la mayoría de los procesos se concentraron en los últimos meses, lo que vicia de nulidad las designaciones y pueden darle pie a Alberto Fernández para desarmarlas.

«Llama la atención el momento en que se llamó a la mayoría de los concursos, en año electoral y a meses de terminar el mandato», planteó. Juzgó que, si bien «este gobierno hizo más concursos que el anterior, igual hizo muy pocos».

En ese sentido, remarcó que «la gran mayoría se hicieron en los últimos siete u ocho meses. Sin embargo, la ley indica que tienen que tener un año de antigüedad, por lo que pueden estar viciados y el próximo gobierno puede desarmarlos».

Además, en un estudio denominado «Radiografía y balance de la Administración Pública Nacional 2015-2019″, aseguran que “durante el primer año de gestión del gobierno que asumió en diciembre de 2015, el andamiaje burocrático administrativo creció en sus distintos niveles: ministerios, secretarías, subsecretarías, direcciones nacionales y direcciones generales. Esta tendencia incremental permaneció en 2017 y llevó a que el gabinete del Poder Ejecutivo nacional alcanzara su máximo histórico desde el regreso a la democracia y se posicionara entre los gabinetes más grandes de América latina», afirma el

Dieguez tradujo que estas irregularidades «los vicia de legitimidad y llena de suspicacias las contrataciones». Por ende, el próximo presidente podría ampararse en ese argumento para deshacer esas contrataciones.

Según los datos registrados, a fines de 2015 la Administración Pública Argentina contaba con 669 cargos distribuidos en 18 Ministerios; 69 Secretarías de Estado; 290 direcciones nacionales; 166 subsecretarías; y 127 direcciones generales. Ese número se elevó a 880 en 2017. Con la crisis cambiaria y el ajuste del gasto público se volvió a una estructura de 694 cargos. Ese año, el Gobierno eliminó diez ministerios y fueron absorbidos como Secretarías de Gobierno dentro de las órbitas de grandes estructuras.  En 2019 se llegó a la cifra de 691 casilleros, sin especificar cuántos empleados tenían a cargo por área. En rigor, entre 2015 y 2019, la estructura de la APN terminó engrosándose un 3%.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here