Ilka Corado
Ilka Corado una guatemalteca indocumentada que reside en EE.UU envió un conmovedor mensaje a CFK luego de Arsenal

Un mensaje que se viraliza rápidamente por las redes sociales muestra el alcance internacional de las reivindicaciones que encarna la ex presidenta Cristina Fernández y que conmueve a ciudadanos de la Patria Grande alrededor del mundo.

La escritora y poetisa, Ilka Oliva Corado, una indocumentada que reside en los Estados Unidos y que escuchó el mensaje de la dos veces presidenta argentina en el acto de Arsenal decidió grabar un mensaje de audio para expresarle su amor y respeto a la exmandataria.

«El día que estuviste en Arsenal mientras hablabas a las multitudes, yo conducía por las calles de Chicago, mi empleadora me había enviado ha hacer un mandado. Me puse los audífonos del celular y escuché vía Facebook tu reivindicación política. Me tuve que estacionar de emergencia cuando presentaste al jóven boliviano que trabajaba en el corte de venturas, lloré como niña. Sentí que con él nombrabas a todos los jornaleros de todos los tiempos», recita el mensaje de la guatemalteca indocumentada que emigró a los Estados unidos en busca de un futuro, pero que aún no lo encontró.

Corado nació en Comapa, Jutiapa, Guatemala, el 8 de agosto de 1979. Se graduó de maestra de Educación Física para luego dedicarse al arbitraje profesional de fútbol. Hizo estudios de psicología en la Universidad de San Carlos de Guatemala, carrera interrumpida por su decisión de emigrar a Estados Unidos en 2003, travesía que realizó como indocumentada cruzando el desierto de Sonora en el estado de Arizona. Es autora de cuatro libros y admiradora de Cristina Fernández de Kirchner a quien pone a la altura de Eva Duarte de Perón.

«No creo que la vida me de la oportunidad de conocerte en persona pero estoy segura que estas líneas te van a llegar y vuelco en ellas el amor, el agradecimiento y la admiración de millones de personas alrededor del mundo que te amamos», concluye el mensaje de Ilka Oliva Corado

La carta completa:

El día que estuviste en Arsenal, mientras hablabas a las multitudes, yo conducía por las calles de Chicago, estaba en el trabajo y mi empleadora me había enviado a hacer un mandado, le puse los audífonos al teléfono celular y escuché vía Facebook tu reivindicación política; me tuve que estacionar de emergencia cuando presentaste al joven boliviano que trabajaba en el corte de verduras; lloré como niña, sentí que con él nombrabas a todos los jornaleros de todos los tiempos. En su mirada de inmigrante se reflejaba la añoranza de miles, también la mía. Solo los inmigrantes sabemos lo que es vivir en casa ajena. Y ni te digo de los indocumentados, llevo 14 años viviendo sin documentos en Estados Unidos y trabajando en los mil oficios. Lo que me quebró fue verte a vos, junto a él, de igual a igual, nombrándolo, como ser humano, como ente de cambio, y vos ahí con un proyecto de gobierno y de sociedad que trate a todos por igual con los mismos derechos y oportunidades de desarrollo, ese fue un acto de consecuencia política y humana.

Quise escribir sobre tu pronunciamiento en Arsenal pero no lo hice hasta el viernes 23 de junio, y el texto se titula “Cristina y su terquedad de yegua”, yo quería contar que en mi pueblo natal, ser yegua es una honra y con eso honrarte a vos. Nunca imaginé el alcance que tendrían esas letras, he recibido cientos de mensajes de lectores argentinos, que te aman, y que agradecen ese texto. Entre quienes me escribieron me dijo alguien que podría hacer llegar a tus manos algún mensaje que quisiera enviarte. Bueno, vos no me conocés pero no acepto trato preferencial, no sería justo, entonces decidí escribirte estas líneas y que lleguen a vos cuando tengan que llegar, porque estoy segura que llegarán a su destino.

Nací en Guatemala, en el departamento de Jutiapa, en el municipio de Comapa, en el oriente, y crecí en un arrabal, vendiendo helados en el mercado, un arrabal al que yo defino como mi gran amor, porque le dio raíces profundas a mi vida y es la médula espinal de mi visión política, se llama Ciudad Peronia.

¿Qué tiene que ver una guatemalteca viviendo en Estados Unidos con la política argentina? Bueno, la Patria Grande es una sola, sin fronteras, y gracias a vos y a Evita yo me siento argentina y sé que un día, más temprano que tarde iré a caminar por las calles empolvadas de la Suramérica que tanto amo.

Quiero decirte que como miles de mujeres en Latinoamérica y el mundo, me siento honrada de estar viviendo este tiempo y ser contemporánea a la era de una mujer que reescribió la historia de Argentina y de la mujer en la política latinoamericana. Con todos los honores deberías estar descansando, pero has decidido seguir por el camino más empinado, como siempre, apostándole a la adversidad para lograr de nuevo, abrazar las utopías y convertirlas en sonrisas y alegrías en los rostros de los más golpeados de las clases sociales.

Te escribo estas letras, con admiración y agradecimiento, sos uno de mis grandes amores, porque me hacés soñar con un mundo más humano, en el que todos sin distinción seamos vistos como iguales.

No creo que la vida me dé la oportunidad de conocerte en persona, pero por lo menos estoy segura que estas letras van a llegar a vos, y sentí con ellas el amor, el agradecimiento, la admiración y la convicción de millones de personas alrededor del mundo, que te amamos. Porque a personas como vos se les ama con toda el alma y es natural porque amor con amor se paga.

Te vamos a volver a ver de presidenta de Argentina, y retumbarán los mares, y los ocasos color flor de fuego destilarán poesía, y vamos a celebrar de nuevo los días felices. Porque volverán, volverán. Y tu nombre, que ya está escrito en la historia, pasará de boca en boca, de generación en generación, como un mito y una proeza de una mujer que se atrevió a hacer patria.

Para lo que ordenés aquí estoy, mi presidenta hermosa.

Ilka Oliva Corado

print

1 Comentario

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí