En el marco de sus habituales recorridas de los viernes por el conurbano bonaerense, mostrándose para apuntalar a sus candidatos en la provincia de Buenos Aires, el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal recorrieron un barrio en la localidad de Tigre, tierra del renovador Sergio Massa y fueron nuevamente escrachados por manifestantes indignados por sus políticas hambreadoras.

Bajo el estricto hermetismo, en que suele manejarse últimamente el presidente, los responsables de su traslado habían trazado sólo una recorrida, sin acto ni contacto con la prensa. El temor a los repetidos escraches por las políticas de ajuste que asfixian a la gran mayoría de los argentinos hace que sea imposible mostrarse en público sin que algún grupo se apersone en las inmediaciones para hacerle saber el rotundo rechazo a su gestión.

Esta vez no fue la excepción y el presidente junto a la gobernadora fueron escrachados por manifestantes y docentes, que se encuentran nuevamente en estado de asamblea permanente por las negociaciones paritarias en la provincia que Vidal no ha podido cerrar producto de una clara incapacidad para negociar y alcanzar un entendimiento con el gremio.

print

2 Comentarios

  1. NO SE DAN CUENTA, EL DAÑO QUE LE ESTÁN INFRINGIENDO AL PUEBLO EN GENERAL Y LA DEUDA QUE ESTAN TOMANDO CON PRESTAMOS USUREROS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here