30 millones de pesos para arreglar el jardín de Juliana

Ahora que el Estado goza de una salud financiera envidiable, Macri y Awada entendieron que es hora de invertir algo de lo que sobra todos los meses en embellecer los jardines de la residencia de Olivos para deleitar y compartir con los vecinos de la zona.

Mauricio manos de tijera

Por Gabriel Eiriz – @gabrieleiriz

aprovechando que la Argentina marcha sobre ruedas, con una economía en franco crecimiento, pleno empleo, la industria y las pymes en la cresta de la ola y la pobreza acercándose a su menor expresión, el presidente Mauricio Macri decidió que era hora de invertir unos morlacos en la casa que comparte con la primera dama, Juliana Awada.

Como la residencia está emplazada en el municipio que gobierna el primo de Mauricio, Jorge Macri, el mandatario, su señora esposa y el jefe comunal se juntaron a cranear en qué se podía invertir el superávit fiscal que arroja todos los meses la cuenta corriente y encontraron que los vecinos de zona norte podrían aprovechar las bellezas que esconde la Quinta Presidencial. De tal modo, pensaron que era el momento más oportuno para destinar algo del excedente para embellecer el barrió y derrumbar los muros que separan a la familia real de los nobles que moran el barrio.

En una decisión conjunta del gobierno nacional, y el municipio de Vicente López se decidió encarar una serie de reformas en la Quinta presidencial de Olivos, para transformar el sector que da a la Avenida Maipú en un parque público.

El secretario general de la Presidencia Fernando de Andreis y el intendente Jorge Macri ofrecieron ayer una conferencia de prensa en la que detallaron las reformas que se harán en la residencia presidencial. El proyecto prevé la demolición del muro perimetral que da a la Avenida Maipú con el objeto de crear un parque de uso público para la nobleza de la zona. El nuevo espacio verde se separará de la residencia presidencial con una reja.

El proyecto contempla también abrir partes del muro perimetral sobre las calles Villate y Malaver y la colocación de rejas en diversos sectores para permitir la vista de los jardines desde el exterior de forma tal que todo el que pase pueda admirar el hermoso estilo de vida de la familia presidencial, algo que enamore a los transeúntes y los movilice a sumarse a la ola verde del PRO.

De Andreis explico que: «De esa manera vamos a ganarle 14.500 metros cuadrados de espacio verde para las personas que circulan por la zona«.

El secretario de la Presidencia detalló que «el costo estimado de la obra en la Quinta lo rondará entre 25 y 30 millones de pesos», una bicoca para un Estado rico como el que supo construir el presidente desde que abandonó las políticas populistas del kirchnerismo que malgastaba los recursos públicos en la gente pobre y los vagos planeros.

Un detalle no menor, según adelantó De Andreis, es que la concesión de la obra se haría a través de una «contratación directa con un carácter reservado». Pero no ha que ser mal pensado, no se trata de un currito para los contratistas amigos del presidente. El tema es que hay muchas cuestiones de seguridad involucradas.

«Hay cuestiones muy sensibles respecto a la utilización y manejo de información de la Quinta. También en materia de planos, materiales, tendido de cableados eléctricos, lugares de vigilancia y cámaras de seguridad», explicó el funcionario/

Jorge Macri, por su parte, recordó durante la conferencia de prensa que «la Quinta no siempre fue rodeada por muros, antes estaba rodeada por ligustros y era más accesible y amigable para los vecinos». El intendente de Vicente López contó que los muros se construyeron «en 1973, por indicación de López Rega».

Fernando De Andreis ya es un experto en el tema de remodelación y acondicionamiento de la residencia presidencia, desde que el presidente Mauricio Macri y su esposa Juliana Awada llegaron a Olivos, desembolsó 18 millones de pesos en remodelaciones y “reparaciones” para el “acomodamiento” y “acondicionamiento” de la Quinta.

Todos los cambios estuvieron a cargo de la Secretaría General de la Presidencia encabezada por De Andreis, quien también hizo varios cambios en Casa Rosada, como la “reubicación” de varios cuadros en el patio central. Una importante compra de muebles para la residencia principal de la quinta, el chalet de huéspedes, otro destinado a los secretarios y un anexo presidencial.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here