María Eugenia Vidal
A gobernadora no solo hace diferencias entre los municipios de su signo político y los opositores, sino que además paga sobreprecios...

Una vez más, y van varias docenas de veces, el gobierno de María Eugenia Vidal miente deliberadamente para ir morigerando el impacto negativo en su imagen producto de las malas decisiones -involuntarias o voluntarias- que toma la jefa provincial o que le caen como balde de agua fría desde el Ejecutivo Nacional.

En su edición de hoy, el diario Página12 publica un artículo donde explica detalladamente los motivos por los cuales las proyecciones en materia de aumento de precio en la tarifa de luz para los hogares bonaerenses, supera ampliamente los números que aseguraron desde la máxima autoridad provincial llegarán con el nuevo incremento.

En diciembre de 2015, antes del primer tarifazo, el usuario pagaba 90 pesos el megavatio/hora. Para definir el aumento final, al costo de generación es necesario sumar el valor agregado de distribución. En el caso del área de concesión de Edesur y Edenor que está a cargo del Ente Nacional de Regulación de la Electricidad (ENRE), el aumento de la boleta es del 61 por ciento para un consumo mínimo, de 131 a 211 pesos por mes en promedio. Para los usuarios de consumo medio, el aumento llega al 77 por ciento, de 237 hasta 420 pesos mensuales; mientras que para los de consumo medio-alto, es de 618 a 1175 pesos por mes, un 90 por ciento. El 5 por ciento de los usuarios que más consume enfrenta boletas con aumentos del 148 por ciento, de 1418 a 3524 pesos mensuales.

Fuera de la jurisdicción del ENRE, cada ente regulador provincial define el valor agregado de distribución. En el caso de La Plata, Berisso, Ensenada, Brandsen, Magdalena y Punta Indio, la distribución está a cargo de Edelap. Días atrás, el gobierno bonaerense difundió la suba correspondiente a la distribuidora, que se suma al incremento para Cammesa. La administración de Vidal informó que aprobó un aumento del 18,9 por ciento para las tarifas de luz en toda la provincia de Buenos Aires, que junto al 37 por ciento autorizado por el Ministerio de Energía definía un incremento de las boletas bonaerenses del 58,1 por ciento en el año.

La entidad Deuco analizó con detenimiento el cuadro tarifario publicado por la provincia y encontró que las subas son superiores a las informadas. Teniendo en cuenta la suba del cargo fijo de entre el 80 y el 120 por ciento junto al incremento del cargo variable del 122 al 141 por ciento, las boletas de Edelap subirán, según Deuco, de la siguiente forma:

Con un consumo mensual de 150 Kw/h la tarifa sube 115 por ciento (de 95,9 a 206,11 pesos)
Con un consumo mensual de 301 Kw/h crece un 127 por ciento (de 176 a 400 pesos)
Con un consumo mensual de 401 Kw/h también avanza un 127 por ciento (de 265 a 603 pesos)
Con un consumo de 501 Kw/h se enfrenta a un incremento del 119 por ciento (de 434 a 953 pesos).
“Es un aumento que va más allá del criterio de razonabilidad que dictaminó la Corte Suprema de Justicia el año pasado en el fallo del gas”, dijo a este diario Roberto Daoud, de Deuco.

“Por varias razones, estamos pidiendo una suspensión del aumento del servicio eléctrico en la región. Por un lado, los cortes prolongados que hemos sufrido en todas las localidades generaron una sensación de inestabilidad constante en el servicio. Ahora, con los primeros fríos, los cortes seguramente van a volver a ocurrir. Al servicio le falta inversión, lo que quedó en evidencia con el temporal del 6 de febrero. Nadie nos garantiza que con la plata recaudada a partir de este aumento las empresas vayan a invertir para mejorar la infraestructura”, indicó Daoud. “Además, hay muchos hogares que con estos precios de la luz no pueden contar con el servicio y otro nutrido grupo de usuarios están en una situación de pobreza energética, porque destinan más del 20 por ciento de su jubilación o salario al pago de la boleta”, agregó Daoud.

 

 

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here