Apyme manifestó fuerte preocupación por un programa que subsidia despidos y propicia la muerte de miles de empresas

Se trata del Programa Nacional para la Transformación Productiva (PNTP), que prevé potenciar la productividad y competitividad de las empresas a través de su transformación productiva, pero que en su articulado esconde una sentencia de muerte segura a miles de pymes que hoy intentan a duras penas sobrevivir. Además, subsidia el despido de trabajadores. Todos los detalles.

INDUSTRIA A MEDIA MÁQUINA
La capacidad instalada vuelve a diplomarse.

La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) expresó hoy su «preocupación» por la orientación del Programa Nacional para la Transformación Productiva (PNTP) que impulsa el Gobierno nacional, al sostener que la medida es una suerte de «superviviencia del más apto».

El programa lanzado ayer por el Gobierno nacional busca coordinar las acciones de los ministerios de Producción y de Trabajo junto a cámaras, trabajadores y sindicatos, para asistir a empresas que busquen mejorar sus procesos productivos.

El objetivo es realizar un salto tecnológico o de escala, desarrollar nuevos productos, o reorientar su producción hacia actividades de la economía más dinámicas y competitivas, según indica una resolución publicada ayer en el Boletín Oficial.


Como en los años ’90, se vuelve a ponderar la “eficiencia” de las empresas, en lugar de planificar el crecimiento industrial y el fortalecimiento del empleo y la demanda


La entidad pyme advirtió que el programa establece cuáles son las empresas que «pueden y deben reconvertirse» y que esto determina que el resto pueda quedar «en el camino».
Para Apyme, también es «alarmante» el capítulo destinado al empleo, que contempla la posibilidad de otorgar «subsidios para facilitar el despido de trabajadores, que ocasionalmente podrán ser tomados por “Empresas dinámicas”, que a su vez dispondrán para ello de un subsidio del Estado durante nueve meses equivalente al máximo de un salario mínimo, vital y móvil».

Además, subrayó que Mientras, el Congreso está debatiendo un Presupuesto Nacional que prevé recortes en Ciencia y Tecnología, un fenomenal endeudamiento sin destino productivo y, entre otros ítems, la condonación de una deuda de unos 19.000 millones de pesos a unas pocas empresas distribuidoras de energía eléctrica, que equivale en sí mismo a unos 250.000 salarios mínimos durante un año.

«Como en los años ’90, se vuelve a ponderar la “eficiencia” de las empresas, en lugar de planificar el crecimiento industrial y el fortalecimiento del empleo y la demanda», remarcó la entidad, a la vez que puntualizó que «para este esquema, sobran decenas de miles de empresas y trabajadores».

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here