En su peor momento, la industria celebra el Día del Empresario Nacional

En este marco la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios insta a todos los referentes del sector a decir NO a nuevos retrocesos y reconstruir los lineamientos de un programa de políticas públicas por la Argentina con desarrollo inclusivo, justo y soberano.

El Rastrojero, un emblema de la Industria Argentina - Foto: APYME

Hoy 16 de agosto se celebrará por segunda vez el Día del Empresario Nacional, instituido por la ley 27.108 el 17 de diciembre de 2014, a instancias de un proyecto del diputado Carlos Heller. Sin embargo, el conjunto de empresarios del sector Pyme atraviesa la peor crisis desde el 2001, con una fuerte baja en la producción, una feroz caída en la demanda y un incremento exponencial en todos los costos.

El entramado productivo está padeciendo las políticas económicas instauradas con la llegada del gobierno macirsta y en ese marco la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) llama a participar en cada lugar con reclamos y propuestas ante la autoridades y a movilizarse junto con trabajadores, cooperativistas, profesionales, estudiantes y diferentes espacios gremiales y sociales para decir NO a nuevos retrocesos y reconstruir los lineamientos de un programa de políticas públicas por la Argentina con desarrollo inclusivo, justo y soberano que en este día reivindicamos.

Mediante un comunicado, la entidad expresó que «En este día se recuerda la conformación en 1953 de la Confederación General Económica (CGE), presidida por José Ber Gelbard, que logró agrupar a una parte significativa de los empresarios nacionales de la ciudad y del campo. El accionar de la CGE en pos de un genuino desarrollo local fue resistido por la vieja oligarquía, los terratenientes y la gran burguesía entrelazada con el capital extranjero, y sólo llegó a plasmarse durante la gestión de Gelbard al frente del Ministerio de Economía en el periodo 1973 – 1974, cuando se puso en marcha un proyecto nacional independiente del poder económico y las empresas multinacionales».

Hoy la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) ratifica su compromiso con la continuidad y la realización de estos ideales, que se expresan en la permanente defensa de las Pymes, la industria nacional, el mercado interno, la soberanía y el trabajo de los argentinos.

Del mismo modo en otras etapas de nuestra historia, la disyuntiva sigue siendo avanzar hacia el desarrollo y profundización de un proyecto nacional o retroceder hacia políticas de subordinación a los poderes económicos locales y globales.

Como empresarios comprometidos con el destino de la Nación, repudiamos el actual intento de reinstaurar el Estado mínimo, la desregulación y el imperio de “los mercados” y los organismos internacionales por sobre los intereses de los argentinos. Estas políticas ruinosas se han impuesto históricamente sobre la base del autoritarismo, la alteración del orden democrático, la represión y la privación de derechos humanos, sociales y económicos de la población.

En la actualidad el conjunto de las Pymes y el entramado productivo nacional están en riesgo. No nos encontramos ante un problema de ensayo y error, sino ante un proyecto de desmantelamiento de los avances logrados por el conjunto de los argentinos durante los últimos años en materia de soberanía económica, reconstrucción productiva y redistribución equitativa tras la crisis de 2001 y 2002.

En nombre de la supuesta “lluvia de inversiones”, vuelve a concretarse una gigantesca transferencia de recursos hacia empresas concentradas y grandes exportadores, junto con el desmantelamiento de la industria local y la subordinación a intereses globales, lo que significa un creciente ajuste contra las Pymes y los trabajadores, desempleo y exclusión social.

Frente a este panorama no debemos conformarnos con paliativos ni ser cómplices de un renovado periodo de “sálvese quien pueda” social y productivo. Es preciso exigir que se revierta el rumbo mediante la participación democrática, la independencia de poderes y la concurrencia de un Estado activo que contemple el interés de todos los argentinos.

La experiencia histórica y el ideario que se evocan en este Día del Empresario Nacional indican que estas aspiraciones sólo podrán concretarse con la confluencia de todos los sectores.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here