Ernesto Sanz, el arquitecto de la alianza Cambiemos. El primero en abandonar el barco.

El presidente de la Unión Cívica Radical adelantó mediante una misiva publicada en su cuenta de Facebook, los motivos por los cuales no formará parte del gobierno que inicia el 10 de diciembre y del cual tuvo una responsabilidad excluyente en el armado de la Alianza que permitió a Mauricio Macri imponerse en el balotaje del domingo pasado.

Según explicó el radical, “llegó una nueva etapa para mi vida personal”. “Lean mi Facebook”, dijo Sanz y aseguró que quizás “haya llegado la hora” de abandonar la política.

«No soy un político que tiene otras cosas, soy un hombre que hace política y durante muchos años la política le quitó espacio al hombre y sus sueños, yo también tengo sueños”, dijo el senador nacional, con algo de nostalgia.

“Quién te dice que no haya llegado la hora al final de esta etapa y que el hombre recupere el espacio que la política le quitó”, agregó.“Ninguno de nosotros es imprescindible y yo dejo un partido de pie dentro del gobierno, con muchos dirigentes en condiciones de ocupar lugares. Voy a estar ayudando desde el lugar que corresponda. Veré cuál es ese lugar”, adelantó Sanz.

Una explicación algo mística para un hombre que acaba de alzarse con un éxito electoral sin precedentes desde 1983 cuando Raúl Alfonsin alcanzó la primera magistratura.

Según trascendió durante la jornada de hoy, el senador estaría pasando una situación familiar dificil. Su esposa tendría una enfermedad de gravedad y esto podría motivar la decisión del mendocino y el deseo de acompañarla.

“He decidido recuperar el espacio de hombre, que es el espacio de mis amores, de mi lugar en el mundo y también el espacio de sueños de vida que fui postergando mucho – demasiado- tiempo y que ha llegado la hora de concretar”, anunció públicamente.

Sin embargo, las declaraciones de Sanz esconden un secreto a voces, la ira que despertó en el senador la decisión de Macri en negarle la jefatura de gabinete por la que estuvo haciendo lobby durante las últimas semanas. El radical había hecho saber que no aceptaría el Ministerio de Justicia que le prometió el líder de Cambiemos durante la campaña.

una pelea entre Macri y CEO del grupo Techint apresuraron la salida de sanz

Entre otros argumentos, se mostró preocupado por la influencia que tendría sobre el fuero federal el presidente de Boca, Daniel Angelici, a quien se menciona para la Agencia Federal de Inteligencia (ex Side).

Sanz llegó a comentarle al ex fiscal de la Ciudad, Germán Garavano, quien también aspira quedarse con la cartera de Justicia, «quedate tranquilo que yo no quiero ir a Justicia», le dijo al joven macrista, que no oculta su ambición por reemplazar a Julio Alak.Conocidas las resistencias de Sanz, se especuló con la posibilidad de que su destino sea la Oficina Anticorrupción, para encarar junto a Lilita Carrió una Conadep de la corrupción de los doce años del kirchnerismo en el poder.

Pero los motivos concretos que apresuraron la decisión de Sanz en realidad esconden una pelea entre Macri y Paolo Rocca, CEO del grupo Techint.

Es sabido que el senador radical es muy cercano a Luis Betnaza, principal operador político del holding que conduce Paolo Rocca, que veía en la posición del mendocino en la jefatura de Gabinete una puerta abierta para operar dentro del gobierno.

Según reveló hace unos meses el sitio web La Política OnLine, hubo una reunión entre Macri y Rocca para discutir sobre aportes para la campaña que terminó muy mal.

Incluso meses atrás el presidente de Techint se hartó de las estrategias de Betnaza y eligió empezar a acercarse a Scioli, una traición que Macri no olvida.

Además, el candidato de Cambiemos también le reprocha no haber hecho nunca un gesto en favor de su candidatura.Y acaso anticipando un primer chispazo entre Macri y el establishment, que apostó a la candidatura del actual presidente electo, el viernes y en plena veda, Macri le envió un misil a Techint, al dejar trascender que la jefatura de Gabinete quedará en manos del influyente Marcos Peña, a quien en principio se lo mencionaba para la Secretaría General de la Presidencia.

Una vez conocida la decisión del presidente electo, el radical Ernesto Sanz terminó de definir su salida del futuro gobierno, dejando un corto circuito en la alianza PRO-UCR, que quedó huérfana de interlocutor entre las dos fuerzas más representativas de Cambiemos. Esta decisión del mendocino ya despertó varias discusiones internas y podría ser el puntapié inicial de una eventual ruptura entre el centenario partido y la fuerza porteña que llegó a lo más alto de la política en menos de diez años.

print

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here