La doctrina de la mano dura se extiende a lo largo de todo el país y ahora fue el caso de la provincia de Salta gobernada por el candidato a vicepresidente, Juan Manuel Urtubey.

En medio de un operativo de la policía provincial ahorcó a un hombre que pretendió defender a la familia que estaba sufriendo el desalojo.

Según reveló Revista Cítrica, el asesinato ocurrió el sábado pasado en el barrio Villa Floresta, al este de la capital salteña. Hasta allí llegaron varios efectivos del regimiento de infantería de la Policía de Salta para desalojar a una mujer y sus cinco hijos de la humilde casilla que había armado sobre terrenos fiscales.

David Neri Alfonso, uno de los vecinos de la mujer intentó ayudarla y reclamó a la policía que no los sacara y a los vecinos que no retrocedieran ante el avance policial.

El grit desesperado de los vecinos ante el fallecimiento del David Neri Alfonso a manos de la policía de Salta

La versión oficial dice que Alfonso se descompuso y murió mientras esperaban la ambulancia, pero los vecinos le contaron a periodistas de varios medios provinciales que fueron los uniformados quienes lo dejaron inconsciente al tomarlo del cuello, y luego murió antes de que llegara la ambulancia.

«En el momento del desalojo, Don David le dice a la señora ‘vos no te tenés que ir de acá. Estos terrenos no tienen dueño, son de la provincia’. Tres oficiales de Infantería agarran a David del cuello, se descompone y lo tiran al piso como una bolsa de papa» aseguró Marisol, una de las vecinas.

Todos los testimonios de los vecinos van en el mismo sentido y coinciden en que la mujer y sus cinco hijos vivían en una casilla construida por un policía hace unos cuatro años pero que nunca habitó. Y que llegó al lugar junto con otros efectivos para sacar a la mujer.

<p>David Neri Alfonso junto a su esposa Noemí y una de sus hijas</p>
David Neri Alfonso junto a su esposa Noemí y una de sus hijas

Según los testimonios, luego de que le advirtieran que le sacarían a sus hijos la mujer aceptó irse, pero se acercó Alfonso y mientras intervenía pacíficamente fue tomado por la fuerza del cuello y tirado sin conocimiento fuera del terreno, donde finalmente murió.

David tenía 45 años, cuatro hijos y estaba luchando para abrir un merendero en el barrio. Su pareja, Noemí, aseguró que «los policías solamente miraban y se burlaban de él» cuando ya estaba en el piso decompuesto por el ataque policial.

Tres policías fueron suspendidos por el tiempo que dure la investigación.

print

1 Comentario

  1. Este es la consecuencia de la Escuela Israelí, que es la que fue comprada por este gobierno y la ministro «pato», para el entrenamiento de las Fuerzas Policiales. Lo digo con conocimiento de causa, hice antes de retirarme tres cursos, dos en la escuela mal llamado Americana (norteamerica es la correcta) y uno en la Israelí; las dos que se asemejan con nuestra Idiosincrasia, es la americana, la otra, la pase por obligación pero es sanguinaria, sino vean que hacen con los palestinos en la franja de Gaza cuando son apresados «por las dudas». Eso para las Fuerzas Policiales, no debe ser admitido, pero a no olvidarse que la ministro fue montonera y es judia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here