Macrón y Le Pen van a segunda vuelta en Francia y ya se habla de «terremoto político»

Macrón de 38 años y hasta hace pocos meses ministro de economía de Hollande, desplazó del escenario político a los candidatos de los partidos tradicionales y se perfila como el próximo presidente. La ultraderechista Le Pen celebró su segundo puesto y vaticinó su victoria al definirse como "la candidata del pueblo"

El liberal Emmanuel Macron se impuso en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Francia y disputará el balotaje del 7 de mayo con la ultraderechista Marine Le Pen quien quedó en segundo lugar, con lo que el país europeo vivirá un duelo inédito sin la participación de los partidos tradicionales de derecha e izquierda que dominaron el panorama político en las últimas décadas.
La eliminación de la carrera al Elíseo del conservador Francois Fillon y del izquierdista Jean-Luc Mélenchon allanó el camino a Macron, al que muchos franceses otorgaron su confianza a último momento porque lo veían con más posibilidades de aglutinar el voto anti Le Pen.
«En un año, hemos cambiado la cara de la política francesa», celebró Macron, de 38 años, quien con su joven iniciativa ¡En Marcha! se erigió como el candidato del establishment para hacer frente a la decepción y frustración ciudadana con la élite política en el poder.
En su bunker electoral y frente a una multitud de simpatizantes que cantaban victoria, Macron, hasta hace unos meses ministro de Economía del actual gobierno socialista, aseguró que «no existe más que una Francia, la de los patriotas dentro de una Europa que nos protege».

 

En la primera vuelta, con el 96% de los votos escrutados, Macron conseguía el 23,91% de los votos, frente al 21,42% de la candidata de 48 años del xenófobo Frente Nacional (FN) francés.
Con el recuento de la primera vuelta todavía en marcha, empezaron a publicarse sondeos sobre el balotaje, que Macron ganaría con el 62% de los votos frente al 38% de Le Pen, según el instituto demoscópico Ipsos.
En el tercer y cuarto puesto se ubicaban el conservador Francois Fillon y el izquierdista Jean-Luc Mélenchon, con un 19,94% y 19,54%, respectivamente.
El hartazgo con la política ha tenido menos peso que la voluntad de los franceses de decidir el futuro de su país en un momento en el que está en juego la preservación de la Unión Europea y el rumbo que tomará el mundo tras la elección de Donald Trump en Estados Unidos y el triunfo del Brexit en el Reino Unido.

 

Macron, un ex banquero, es el candidato favorito de la Unión Europea (UE): es partidario de reforzar el eje París-Berlín, que es el motor del proyecto europeo, y de mantener el déficit controlado por debajo del 3%. Además, si se impone en la segunda vuelta se convertirá en el presidente más joven de la V República.
Marine Le Pen, su rival ultraderechista en el balotaje  tiene esperanzas de convertirse en la primera mujer en llegar a la Presidencia de Francia.  «Yo soy la candidata del pueblo», aseguró Le Pen, tras celebrar los resultados que la colocaron en el balotaje.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here