La primera reunión de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo debatió durante más de tres horas.

Con el apoyo de los seis diputados de Cambiemos, del puntano Adolfo Rodríguez Saá y del massista Raúl Pérez, el oficialismo reunió ocho firmas para avalar los DNU del presidente MAcri.

La misma cantidad que sumo el mayoritario bloque del Frente para la Victoria-PJ, por lo que la del formoseño Naidenoff -que valía doble- fue clave para destrabar el tema en favor de la alianza gobernante.

Los decretos avalados por la comisión bicameral quedaron ahora en condiciones de ser tratados por los recintos de ambas Cámaras, aunque con el aval de una sola de ellas ya quedarán ratificados; mientras tanto tiene validez debido a que se entiende que existe una «sanción ficta». Sin embargo, el rechazo sí debe hacerse efectivo en las dos cámaras para concretarse.

Entre los DNU que obtuvieron el visto bueno de la comisión se encuentra el 13/15 que modifica la Ley de Ministerios para disponer del nuevo organigrama institucional y el 223, que da precisiones sobre el nombre del Ministerio de Ambiente; además del 211/15 que modifica el Presupuesto Nacional al derogar el artículo 52 que preveía la entrega de una nueva letra del Tesoro al Banco Central.

También estuvieron en el temario los decretos 256 y 257 de 2015. El primero transfiere el Departamento de Intercepción y Captación de las Comunicaciones de la Procuración General de la Nación a la Corte Suprema, mientras que el segundo, que fue postergado por el Tribunal Superior, modifica el cronograma que indicaba que el nuevo Código Procesal Penal entraría en vigencia el 1 de marzo de 2016.

El último aprobado, y el único que contó con el apoyo de los 16 diputados de la comisión, fue el 276/15, que prorroga hasta el 30 de abril de 2016 la vigencia de la exención del Impuesto sobre los Combustibles a los Biocombustibles.

En los cinco DNU anteriores, el diputado macrista Pablo Tonelli y su par radical Mario Negri dieron los argumentos favor de su aval legislativo justificando la «necesidad y la urgencia del Poder Ejecutivo» en avanzar en cada uno de esos temas.

“Un DNU tiene el mismo valor y contenido que una ley. Es perfectamente lícito que un DNU derogue o modifique una ley”, aseveró el flamante integrante del Consejo de la Magistratura en representación del PRO.

Citando prácticas de similares características realizadas por el último gobierno, los diputados de Cambiemos pidieron al resto de los bloques que integran la bicameral el apoyo a los DNU.

Así, consiguieron el respaldo del puntano Rodríguez Saá y del massista Pérez, aunque éste último les trasmitió a los diputados oficialistas ciertos reparos en relación a las temáticas abordadas por algunos DNU, para finalmente acompañarlos con su firma.

Desde el mayoritario sector del FPV, la senadora Anabel Fernández Sagasti consideró que «es una aberración jurídica decir que una ley del Congreso es igual a un decreto”.

En relación al primer DNU tratado, el diputado Marcos Cleri sostuvo que «la facultad que tiene el Poder Ejecutivo de confeccionar su organigrama de ministerios es real, pero si atrás de esa facultad se avanza sobre legislación vigente, el decreto debe ser declarado invalido”.

La comisión bicameral volvió a reunirse ayer tras un mes y medio sin hacerlo, ya que la última reunión se produjo en diciembre y se frustró por una fuerte disputa entre el oficialismo, sus aliados y el Frente para la Victoria para definir qué sector político debería encabezar la Comisión.

La discusión se saldó a principios de febrero, cuando ambas partes aceptaron que la presidencia en el primero de los dos años legislativos que quedan hasta la próxima renovación parlamentaria sea para el senador radical Luis Naidenoff, mientras que en 2017 ese lugar será ocupado por el camporista santafesino Marcos Cleri.

Junto a Naidenoff asumieron como autoridades: Cleri, en el cargo de vicepresidente y Rodríguez Saá, como secretario, imponiéndose a Pérez, que era auspiciado para ese lugar por algunos diputados del FPV, en el marco de la política de seducción para sumarlo como aliado.

En la reunión de diciembre pasado el DNU 13/15 había sido rechazado por la mitad kirchnerista de la comisión, pero el dictamen negativo resultó nulo ya que la Bicameral había sido citada en ese momento sólo para elegir autoridades.

Además de los DNU avalados ayer, el presidente citó para la próxima semana a una reunión en la que figuran en el temario otros seis instrumentos: El 267/15, que crea el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom); el 11/16, que deja transitoriamente sin efecto el gravamen previsto para vehículos en la Ley de Impuestos Internos y el 26/16, que disminuye la alícuota del 21 por ciento establecido en el Impuesto Adicional de Emergencia sobre el Precio Final de Venta de Cigarrillos.

También será puesta en discusión la validez del DNU 73/16 que deroga el DNU 2635/15 firmado por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner que le devolvía el 15 por ciento de la coparticipación a las provincias; y el DNU 275/16 que exime o reduce hasta diciembre de 2016 las contribuciones patronales de los empleadores titulares de institutos de enseñanza privada.

Todos esos dictámenes deberán ser tratados por el pleno de las Cámaras, pero con que una de ellas no los rechace ya quedarán ratificados. En ese contexto, Cambiemos confiaba ayer en conseguir que la Cámara de Diputados avale esas medidas, con el apoyo de sus aliados del massismo y el peronismo federal.

print

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí