Remando en dulce de leche – por Lucía Dalbón

Entender que una pandemia se trata de un problema de salud y no de política parece muy difícil de pescar para algunos grupos “rebeldes” que atentan contra la salud de un país entero.

Medios irresponsables, economistas fascistas del mundo del espectáculo y la impaciencia que abre más grietas. 

¿Es hora de cambiar de canal? 

Con el paso del tiempo, este fenómeno con nombre de cerveza nos acorraló sin parangón entre el miedo, la enfermedad y la muerte.

Hasta el día de hoy nos mantiene confinados, entre la paranoia y la incertidumbre, lejos de nuestros seres queridos y transformando en ocio nuestro horario laboral.

Hasta acá, noticia vieja. 

Más allá de la tranquilidad que transmite el gobierno y con la responsabilidad que toma las medidas recomendadas por la Organización Mundial de Salud (OMS), para cuidar el bienestar de todas y todos los argentinos, sectores de nuestra población dejan caer su ropa exhibiendo su oscura desnudez e insisten en nadar contra la corriente.

Entender que una pandemia se trata de un problema de salud y no de política parece muy difícil de pescar para algunos grupos “rebeldes” que atentan contra la salud de un país entero.

—“¿Y qué hago si no puedo ir a trabajar? ¡Prefiero el COVID a morirme de hambre!”— Así se escurre la clase media alta desde su lado de la grieta mientras se les saltan los ojos y la boca se les llena de pus.

Del otro lado, una familia en la Villa, no importa cuál, sigue cenando lo que puede, a veces mate cocido, mientras buscan cobijo entre sus cuerpos hacinados en un cuarto con peligro de derrumbe. 

¿Agua? ¿Quién la necesita?.

Esta pandemia destapó y seguirá destapando miles de ollas. Millones de defectos y miserias humanas que atentan contra la salud y la capacidad de formar una opinión propia. 

Nos desnuda y nos deja helados ante un problema invisible y sin cura.

Pero si tan solo pudiéramos destapar una olla más, una de las que les da de comer al pueblo. Una que despierte la solidaridad. 

Argentina es un país de remadores en dulce de leche, y eso, lo inventamos nosotros. 

print

2 Comentarios

  1. Lucia dalbon, no te das cuenta de que usan la pandemia con fines políticos?! SOS tan ciega? Que clase de periodista SOS que colabora con la desinformación? Das lastima. Sabías que los medios están mintiendo reiteradamente sobre números de contagiados y muertos y mientras se destroza el país y la gente muere de hambre????? De que rebeldes me estás hablando. Imbécil.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here