En el marco de la feroz interna entre los legisladores de Cambiemos/Juntos por el Cambio, los diputados más hostiles al gobierno de Alberto Fernández se oponen a las sesiones remotas del Congreso y organizaron una «travesía por la democracia» con destino final en la ciudad de Buenos Aires para reclamar «que se abra el Congreso y sesione como corresponde».

Esos diputados y diputadas están viajando con sus propios autos, en muchos casos infringiendo las normas sanitarias ya que viajan más de dos en cada uno , en una puesta en escena acusando a Sergio Massa y Cristina Fernández de no querer que el Congreso funcione.

Sin embargo los titulares de las cámaras de Diputados y Senadores respectivamente, están trabajando para realizar sesiones virtuales o remotas y ambos convocaron para mañana a una reunión de jefes de bloques para coordinar la agenda parlamentaria.

Esas reuniones de labor parlamentaria son las únicas que se realizarán de manera presencial, porque la realidad indica que la mayoría de losdiputados y senadores está imposibilitada de viajar hasta la ciudad de Buenos Aires y significaría una ruptura de la cuarentena.

Eso es lo que está haciendo un grupo de diputados de Juntos por elCambio, en su mayoría radicales, que montan un patético show que debe ser enmarcado en la feroz interna de la alianza.

Esa fracción de diputados no ve con buenos ojos el acercamiento de muchos legisladores, gobernadores e intendentes de esa fuerza con el gobierno nacional en su combate contra el COVID 19.

De hecho ya hay un grupo de aproximadamente 15 senadores tanto de ese bloque como del denominado Interbloque Federal, que dio su visto bueno para la sesión remota de la Cámara Alta que Cristina Fernández proyecta convocar para el 6 de mayo.

Entre los diputados que llevan adelante esta verdadera payasada figuran el cordobés Mario Negri, los jujeños Oscar Monaldi, Gabriela Burgos y Jorge Rizzotti, el salteño Miguel Nanni, el tucumano José Cano y el mendocino Luis Petri entre otros.

Todos se sacaron selfies con tapabocas o máscaras transparentes conduciendo sus vehículos y agitando de manera provocadora el fantasma del cierre del congreso.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here