La crisis autoinflingida por el Gobierno macrista no distingue entre grandes y chicos. Si bien, las Pymes son las más afectadas por la economía que impuso Cambiemos en 2015, hoy la situación acuciante también golpea a grandes empresas.

Tal es el caso de la cementera Loma Negra que anunció el cierre de su histórica planta de Sierras Bayas, de Olavarría. Este año cumplió 100 años.

“Hace 40 años atrás, llegaron a trabajar 1800 trabajadores. Las paredes del Congreso se hicieron con cemento de acá, el pueblo Sierras Bayas nació a la par de las cenizas de los hornos. Es un gran impacto social para toda la comunidad”, lamentó Alejandro Santillán, secretario general de la Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA) de Olavarría.

Santillán contó que cuando comenzaron a ver la merma de los despachos y la falta de inversión en los equipos «pensamos que se venía lo peor y comenzamos a reubicar a los compañeos en las plantas cementeras de Loma Negra en Olavarría. Nos prometieron que no habrá despidos que todos se podrán reubicar. En poco tiempo más, arranca la planta L’Amalí 2”

Según informa el diario Bae, el CEO de Loma Negra, Sergio Faifman, recorrió hace dos semanas las 8 plantas que tienen en el país para charlar con los trabajadores. «Les comunicó que se iba a bajar las persianas de Sierras Bayas porque no estaba operativa en los volúmenes que pretendían», contaron quienes presenciaron los encuentros.

Dos años atrás, la planta de Sierra Bayas tenía 100 trabajadores, en la actualidad sólo quedan 45, que prometen reubicar.

Con el cemento de la planta se construyeron las paredes del Congreso. En 2001, hoy baja la persiana al calor del crisis macrista. El dato insólito es que el presidente Mauricio Macri llevará a Olavarría su campaña “Sí se puede”.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here