Por Gabriel Eiriz

El presidente Mauricio Macri y no sabe que inventar para rascar un voto del fondo de la olla. Las promesas de campaña resultan insólitas e inaceptables, ya que es él quien gobierna y tiene la lapicera para resolver parte de los desaguisados que ha hecho en estos años. Resulta agraviante plantear soluciones de cara a una nueva gestión. ¿Por qué habría de hacer lo que no hizo en casi cuatro años? ¿No fue él quien aseguró que haría lo mismo pero más rápido?.

El daño que puede producir el macrismo de lograr la improbable reelección puede ser irreparable. En apenas un mandato duplicó la inflación, multiplicó la pobreza y endeudó a los argentinos en términos de proporciones. Sin embargo ahora dice que “la historia será diferente porque el esfuerzo que hemos hecho no fue en vano”.

Ademas, se arroga la idea de impulsar un paco social, plataforma de base de su contrincante del Frente de Todos, Alberto Fernández.

“Necesitamos un gran acuerdo para tener una economía estable” con una “política de estado” que garantice no tener inflación y un peso fuerte.

Sostiene, “lo primero que voy a hacer si el 10 de diciembre soy reelecto, es llamarlos a todos para ver qué es prioritario en el presupuesto y qué no, porque hace cuatro años nadie hablaba de eso. Yo era el único que lo decía”, afirmó sin ponerse colorado luego que llamó a unificar «consensos básicos y luego abandonó la iniciativa.

“Necesitamos ese acuerdo más profundo, lo planteé en 2015 y después de haber ganado en 2017 con los consensos básicos y lo voy a hacer después de la elección”, dijo, aunque se trata de una falta a la verdad.

El propio Alfonso Prat Gay, ex ministro de hacienda del macrismo, ventiló que Macri se negó a realizar un gran acuerdo nacional porque no quiso “compartir su poder”.

Ahora el presidente no duda en decir cualquier cosa, promete alivio en el bolsillo, más empleo y baja en los impuestos. Todo exactamente a la inversa de lo que puso en marcha desde 2015 a la fecha.

 En declaraciones de hoy a Radio Show Oberá 100.5 y a FM Schow de Posadas, Misiones; Macri insistió en que “Lo primero que voy a hacer si el 10 de diciembre soy reelecto, es llamarlos a todos para ver qué es prioritario en el presupuesto y qué no, porque hace cuatro años nadie hablaba de eso. Yo era el único que lo decía”.

Reiteró la importancia primaria de bajar la cantidad de impuestos porque el alto nivel de gravámenes que hay en el país “empuja a informalizar el empleo” e insistió con la propuesta que lanzó ayer por la cual se eximirá por un año del pago de las contribuciones patronales y del 75 por ciento en el segundo a las empresas que contraten jóvenes de entre 17 y 24 años sin experiencia laboral o con menos de 12 meses de experiencia formal.

Todo mentira, como en 2015, como siempre. Lo único que dejará su paso por el poder son millones de nuevos pobres, decenas de miles de pymes cerradas, un desempleo galopante y pura tierra arrasada.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here